Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros seguirá promocionando las bebidas alcohólicas en Tarragona

El pleno rechaza la moción propuesta por Josep Maria Prats (UpA), que pedía a los concejales «predicar con el ejemplo» y no dar visibilidad al alcohol durante las fiestas

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen del salón de plenos de Tarragona, ayer por la mañana. FOTO: Pere Ferré

Imagen del salón de plenos de Tarragona, ayer por la mañana. FOTO: Pere Ferré

El pleno de Tarragona rechaza la idea de que los políticos dejen de promocionar bebidas alcohólicas, sobretodo durante los períodos de fiestas mayores, donde el Chartreuse, la Mamadeta o los vermuts se hacen más presentes.

Era una propuesta que defendía el portavoz de la formación de Units per Avançar, Josep Maria Prats, quien obligó a la totalidad de concejales a reflexionar sobre el tema.

Pero el alcalde Ballesteros lo tenía claro desde un principio. El PSC votó este viernes en contra de la propuesta de Prats y el edil negó que se hiciera promoción de bebidas alcohólicas y pidió que «no debemos confundir el hecho de estar al lado de los productos locales con incitar al consumo irresponsable. Son cosas distintas». 

Cuando llega el mes de septiembre, es habitual ver al alcalde Ballesteros presentando la edición limitada de la botella de Chartreuse de las fiestas o los concejales de turno provando el exitoso crema de arroz, llamado El Petonet.

En el pleno, ha habido opiniones para todos los gustos. Josep Maria Prats (UpA) pidió que los representantes electos se comprometieran a no participar en la promoción pública de ninguna bebida que contenga alcohol.

«No pretendo demonizar ni prohibir nada ni cuestionar actitudes personales, solamente creo que los políticos tenemos la responsabilidad de predicar con el ejemplo», argumentaba Prats, quien añadió en su intervención que «estos actos entran en contradicción con el trabajo excelente que los técnicos de prevención de adicciones del Ayuntamiento hacen».

La moción ha sido rechazada con los votos en contra del PSC y de Ciutadans. El PDeCAT y el PP se abstuvieron. El resto defendió la propuesta de Prats.

El portavoz democristiano quiso aclarar que «esto no significa que no podamos ir a inaugurar ferias de vinos, sino que dejemos de asociar la promoción de las bebidas alcohólicas con la fiesta».

Justamente esto es lo que no le quedó claro al alcalde Ballesteros. «Es imposible saber donde está el umbral de lo que es está bien o mal. ¿Ahora, cuando vaya a la inauguración de una feria de vinos, qué debo hacer? ¿Solamente cortar la cinta? ¿O también podré brindar», se preguntaba el alcalde, quien pidió al resto de formaciones que «no demos por hecho nuestra incidencia. Los políticos no somo ni más ni menos que el resto de sociedad».

Ballesteros quiso destacar las políticas de prevención de adicciones que se trabajan desde el consistorio. En esto, casi todos estaban de acuerdo. Tarragona es un ejemplo a seguir por otroas ciudades. 

Opiniones para todos los gustos

La CUP votó a favor de la moción y valoró que «no debemos promocionar bebidas alcohólicas en actos institucionales, como tampoco debemos participar en las procesiones de Setmana Santa», aseguraba el concejal de la formación anticapitalista, Jordi Martí.

Por su lado, Arga Sentís, portavoz de ICV-EUiA, opinó que «es una lastima que no podamos desvincular el ocio del alcohol» y pidió al equipo de gobierno que «no conviertan estas bebidas en la marca de la fiesta, ni en cultura».

El portavoz del PDeCAT, Dídac Nadal, se mostró menos contundente y aseguró que «no me puedo imaginar el alcalde de Vilafranca del Penedès sin una copa de cava en la mano o el de Logroño sin un vaso de vino».

Nadal pidió sensatez y también destacó las «potentes» campañas que el consistorio lleva a cabo para prevevenir el consumos excesivo de alcohol.

Rubén Viñuales, de Ciutadans, votó en contra de la propuesta de Prats, «porque no tenemos que olvidar el país en el que vivimos». El portavoz de la formación naranja no desaprovechó la ocasión para hacer un guiño al equipo de gobierno, asegurando que «dar ejemplo es luchar como lo hace el Ayuntamiento, con campañas de prevención».

Por último, Pau Ricomà, potavoz de ERC, agradeció la propuesta de Prats, «ya que invita a la reflexión».

«Son unos hipócritas»

La polémica viene de lejos, desde que hace poco más de un año, la Generalitat,a través del Departament de Salut, aconsejó a Ballesteros dejar de promocionar bebidas alcohólicas.

Ayer, el alcalde volvió a mostrar su desacuerdo con la petición de la Generalitat, e insistió que le parecía «una actitud hipócrita, después de ver como Puigdemont o otros consellers brindaban con cava». Finalmente, el alcalde Ballesteros pidió a las formaciones que trasladaran la regulación de esta cuestión al Parlament de Catalunya, «como ya se hizo con los toros». 

Temas

Comentarios

Lea También