Black Friday: Rebajas hasta en la carne

El Black Friday se ha consolidado como una tradición a la que incluso se han sumado los paradistas del Mercat Central

Núria Riu

Whatsapp
Coincidiendo con el Black Friday ayer ya se inauguraron las luces de Navidad en el interior de Parc Central. FOTO: Fabián Acidres Pons

Coincidiendo con el Black Friday ayer ya se inauguraron las luces de Navidad en el interior de Parc Central. FOTO: Fabián Acidres Pons

El Black Friday ya se ha interiorizado como una fiesta más en el calendario de compras. A pesar de su corta longevidad en nuestro país, ayer los comercios de la ciudad de Tarragona registraron una afluencia de clientes considerable, lo que hace prever una buena campaña de Navidad. 

Más allá de los descuentos en ropa y productos de electrónica, en esta ocasión pudo constatarse que no hay sector que no intente participar de esta fiesta del consumismo. Prueba de ello es el Mercat Central. Ayer, por primera vez, algunas de las paradas también se sumaban a esta tradición. Es el caso de Carns Bertran que ofrecía un descuento de hasta el 5% a sus clientes. «Seguramente no animas a que te venga más gente, pero cuando te viene la señora y se lo dices se alegra», explica Montse Bertran. Esta paradista seguía hablando mientras cortaba con el cuchillo el jarrón serrano para una clienta que en estos momentos se enteraba de la oferta.

El seguimiento en el interior del recinto modernista era muy desigual. Cada comerciante decidió sumarse o no en función de sus intereses, siendo las carnicerías las más participativas. Aquí, cada negocio eligió también su nivel de participación. Maria Virgili, por ejemplo, regalaba un bote de un litro de caldo casero a los clientes que hacían una compra superior a 35 euros. «Está claro que cada vez más el Mercat Central no tan solo es para ir a hacer la compra. Es algo más», decía esta paradista.

La compañía La Tal actuó durante el día de ayer en el interior del Mercat Central. FOTO: Fabián Acidres Pons

Los vendedores seguían atendiendo a sus clientes, mientras en la planta baja, empezaba la actuación de la compañía La Tal. Fueron seis representaciones que formaban parte de la celebración del Black Friday y que se enmarcan dentro del programa más extenso que ya empezó el miércoles con la inauguración del Carilló. «Es una bestialidad. Lo de esta tarde a las 18 horas ha sido algo espectacular», afirmaba Bertran.

El Mercat Central ya está de Navidad. Esta semana se inauguraron las luces interiores, con una caída similar al efecto de la lluvia. En el resto de la ciudad éstas hace días que ya están colocadas, aunque no se encenderán hasta el viernes de la semana que viene. En cambio, en grandes superficies comerciales como Parc Central se aprovechó la jornada de ayer para dar el pistoletazo de salida a la campaña de Navidad.

Durante toda la tarde de ayer se prepararon actividades para niños y posteriormente se encendía la iluminación en un recinto que registró una de sus mejores afluencias de público del año. Ada Solà y dos amigas aprovecharon la tarde de ayer para hacer algunas compras. «Hace algunos días que quería comprarme unos pantalones y mi madre me dijo que esperara, que los encontraría mejor de precio», afirmaba. El descuento de hasta el 25% hizo que esta joven saliese no con unos si no con dos pares de pantalones en una bolsa. «Es lo que antes me habría comprado en las rebajas», decía.

La afluencia de compradores era notable. «Demasiado calor. No sé si se han pasado con el aire o es porque hay demasiada gente, pero la sensación es un poco agobiante», decía Solà.

En cambio Maria Pilar Bellès afirmaba que «me esperaba que me encontraría a mucha más gente». Junto a su marido habían salido a pasear y a comprar una camisa. «La verdad es que cuando entras a comprar algo, tampoco hay demasiada cola», argumentaba.

Con descuentos del 20 al 50%, la afluencia en el interior de las tiendas era desigual. «Hay rachas. Dos semanas antes ya había mucha gente que preguntaba y hay momentos en los que la tienda se llena y otros en los que no hay nadie», decía Micaela Guillin, de  Intimissimi. Esta profesional asegura que la facturación en esta primera jornada es similar al inicio de las rebajas, cuando éstas aún tenían un significado. Una comparación que también hacía Laia Thomas, de la tienda Bosanova. «Cada vez más se aprovecha para iniciar las compras antes de Navidad», manifestaba. Las tiendas ya han sacado del cajón el papel de envolver y esto ha hecho que algunos establecimientos hayan aplicado su propia estrategia. En Intimissimi, por ejemplo, las compras de estos días podrán devolverse hasta el 11 de enero.

Temas

Comentarios

Lea También