Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Buscan cocaína en un barco cargado de fruta procedente de Colombia

No se pudo acceder al compartimento sospechoso
Whatsapp

¿En el fondo de la bodega llena de fruta hay droga? Es lo que intentó averiguar el martes la Guardia Civil durante la escala que el buque Cala Pino realizó en el puerto de Tarragona. Ante la imposibilidad de llegar a la zona sospechosa debido a que no se podía vaciar la carga que llevaba se optó por sellar la zona y esperar a que las autoridades italianas –a cuyo país tomó rumbo– pudieran acceder una vez descargada la fruta. En el mismo barco, en 2011, fue hallado un contenedor con 37 kilos de cocaína.

El buque cargó la mercancía en el puerto colombiano de Turbo, situado al sur de Cartagena y muy cerca de la frontera con Panamá. Sobre las siete de la mañana del pasado martes, el barco hizo escala en el Moll Rioja del puerto de Tarragona, para embarcar 30 toneladas de fruta y desembarcar otras 2.500, además de transbordar 6.000.

Poco después de atracar en Tarragona, agentes de la Guardia Civil se personaron en el barco para inspeccionar el fondo de la bodega, que estaba con hidrógeno para proteger la fruta y evitar su putrefacción. Por ello, los agentes necesitaron equipos autónomos de oxígeno para poder llegar al punto donde se sospechaba que podía almacenarse la cocaína. Ante la imposibilidad de acceder, se optó por sellar el punto, a la vez que se alertaba a la Policía italiana para que, una vez descargada la fruta, se pudiera inspeccionar la zona.

A Italia

El mismo martes por la tarde, el barco zarpó rumbo al puerto italiano de Vado Ligure –al sur de Savona– y después siguió su ruta hasta Civitavecchia.

En julio del año pasado, la Audiencia de Tarragona juzgó a once personas presuntamente relacionadas con una banda que importó 37 kilos de cocaína desde Sudamérica. La droga fue encontrada escondida entre piñas en un contenedor del buque Cala Pino. También procedía de Colombia y, tras hacer una escala en el puerto de Tarragona, seguía su ruta hacia Italia.

Según apuntó la Guardia Civil, las once personas –españolas y colombianas– estarían relacionadas con la incautación de un total 471 kilos de cocaína. Formarían una organización criminal dedicada al tráfico de drogas con el método Gancho perdido-Rip Off, consistente en camuflar la droga en contenedores con mercancía legal sin que las empresas que realizan la actividad comercial tengan constancia de la existencia de dicha droga.

Esta organización estaba considerada como la más activa en la introducción de cocaína en el litoral mediterráneo y probablemente la más sofisticada en cuanto a seguridad y procedimiento de actuación, ya que llevaban años utilizando códigos encriptados (e-mail, cartas, mensajería telefónica, etc,) para comunicarse entre ellos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También