Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Casi 450 llamadas al 112 en la provincia por vientos de más de 120 kilómetros/hora

El vendaval obligó a cortar la circulación de trenes en Cambrils durante horas, dejó a más de 6.000 abonados sin luz y se llevó el tejado metálico de una vivienda de Benissanet

C.M/ACN

Whatsapp
Árboles caídos en el parc del Pinaret de Cambrils. FOTO: Bombers

Árboles caídos en el parc del Pinaret de Cambrils. FOTO: Bombers

Las fuertes rachas de viento que se registraron ayer en las comarcas tarraconenses y que, según datos del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC), en L’Hospitalet de l’Infant llegaron a alcanzar los 143 kilómetros por hora y en diversos municipios de la provincia superaron los 100, provocaron ayer diversos problemas en la red viaria y ferroviaria y en el suministro eléctrico de diversos municipios. 

Las principales incidencias estuvieron relacionadas con la caída de ramas, farolas, toldos, carteles, vallas y árboles de grandes dimensiones en la vía pública, así como desperfectos en fachadas. La circulación de trenes entre Cambrils y Mont-roig del Camp quedó restablecida a las cinco y media de la tarde. La vía estuvo cortada durante una hora y media debido a varios árboles caídos a raíz del temporal de viento y se habilitó un servicio alternativo por carretera. 

Un árbol caído junto a un tren en Cambrils. Tanto el tramo Cambrils-Tarragona como el que conecta con Mont-roig quedó inutilizado unas horas. FOTO: ACN

Además, la circulación de trenes entre Cambrils y Tarragona estuvo también cortada por los efectos del vendaval desde las cuatro y media de la tarde y afecta a las líneas de Cercanías RT2 y R16, además de los convoyes de Larga Distancia del Corredor Mediterráneo Barcelona-Valencia. 

 Para garantizar la movilidad de los clientes, Renfe estableció un servicio alternativo por carretera entre Hospitalet de l’Infant y Cambrils por los viajeros de la línea R16 y entre L’Aldea y Tarragona para los usuarios de Larga Distancia.

A las nueve de la noche, tras más de cuatro horas interrumpida, la circulación de trenes en este tramo de Cambrils-Tarragona quedó restablecida y Protección Civil desactivó la prealerta del plan Ferrocat, que había iniciado a raíz de esta y otras incidencias en la red ferroviaria a lo largo de la tarde provocadas por el fuerte viento.

337 llamadas al 112 en Baix Camp

El teléfono de emergencias 112 registró 853 llamadas hasta las nueve de la noche. La mayoría de las incidencias, relacionadas con árboles, objetos y contenedores caídos, se concentraron en la comarca del Baix Camp, con 337 avisos, y en su capital, con 182. 

Árbol caído sobre un coche en Reus, donde el 112 recibió 182 llamadas. FOTO: Guàrdia Urbana Reus

En Reus, el vendaval dejó sin suministro eléctrico a unos 5.220 abonados, de los que anoche quedaban un centenar sin luz. El viento ocasionó también el corte de suministro eléctrico a otros 990 abonados de Cambrils.

Según Mossos, hasta siete caravanas y un camión volcaron ayer por culpa del fuerte viento, diversos de ellos en el tramo de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant de l’AP-7. Una de ellas, en el punto quilométrico 281,5 poco después del mediodía provocó retenciones de hasta un kilómetro.

Por la mañana la incidencia más destacada se produjo en Benissanet donde las ráfagas de hasta 90 km/h de mestral arrancaron el tejado metálico de 10x10 metros de una vivienda, que fue a parar sobre una casa vecina. El impacto dañó algunas de las tejas y se avisó a una grúa de gran tonelaje para retirar el tejado metálico, en el número 21 de la calle de San Vicenç. Dos dotaciones de los Bomberos (con la ayuda de una autoescalera) actuaron en la zona. 

El viento arrancó el tejado metálico de 10x10 metros de una vivienda de la calle Sant Vicenç de Benissanet. FOTO: Joan Revillas

En la capital de la comarca, Móra d’Ebre, el viento también sopló com fuerza durante la mañana de ayer, aunque los daños no fueron tan espectaculares como en la vecina población de Benissanet, distante tan sólo un par de kilómetros. Entre los efectos más detacados fue el derrumbe de unas vallas que protegían una obra en la avenida Pío XII morense.

Temas

Comentarios