Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Castells y pólvora para despedir a cruceristas en Tarragona

Las entidades del Serrallo participan activamente para que atracar en el Port de Tarragona se convierta en una experiencia única
 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los Diables Voramar en una de las actuaciones en el muelle de Llevant.  FOTO: cedida

Los Diables Voramar en una de las actuaciones en el muelle de Llevant. FOTO: cedida

El Port de Tarragona ha hecho del proyecto de cruceros uno de sus retos. Ésta ha sido una de las fijaciones del presidente, Josep Andreu, que ha trabajado para que esta actividad se convierta en una oferta adicional de la que se beneficie el conjunto de la ciudad. 

Este proyecto busca consolidarse a partir de la calidad de las operativas y la singularidad, y la cultura local representa una apuesta segura para que el adiós de los visitantes sea inigualable al que se encontrarán en cualquier otro puerto.

Por ello, en ocasiones determinadas se solicita a las entidades locales que participen en una exhibición en el dique de Llevant, para que la última imagen que se lleven en la retina los visitantes sea la de un castell o la de las chispas y el olor a pólvora de los diablos. Y es que habitualmente el puerto busca la colaboración de las entidades del barrio marinero como son los Diables Voramar o los Xiquets del Serrallo

Las entidades siempre que pueden responden afirmativamente a esta solicitud. «Para nosotros es una forma de agradecer lo bien que se ha llevado durante todos estos últimos años con el barrio», explica Ricard Virgili, miembro de los Diables Voramar.

Un banco de pruebas
Son representaciones breves que tienen lugar minutos antes de que la embarcación zarpe. Para las entidades reportan unos ingresos. «Nos permiten cubrir los gastos de la actuación y tener algo de beneficio», describe Virgili. Pese a ello, éste destaca que es una oportunidad para la agrupación para que, en un espacio abierto, sin multitudes, puedan probarse los jóvenes que se inician en la colla, además de los nuevos materiales que van a utilizar a lo largo de la temporada de correfocs.

«Entendemos que es un plus que otros puertos no ofrecen y, en cambio, nosotros básicamente lo hacemos por esto, porque entendemos que el puerto también se ha volcado mucho en el barrio», sentencia este miembro de los Diables. 

Temas

Comentarios

Lea También