Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cerradas dos aulas de un colegio de TGN por movimientos en el suelo

Los 40 alumnos de segundo de Primaria de la Escola Torreforta fueron reubicados en otras salas del colegio por prevención

Jordi Cabré

Whatsapp
La Escola Torreforta se inauguró en 1960 y ha tenido tres reformas, la última fechada en 1992. Foto: pere ferré

La Escola Torreforta se inauguró en 1960 y ha tenido tres reformas, la última fechada en 1992. Foto: pere ferré

Dos de las seis aulas que la Escola Torreforta tiene en el piso superior –concretamente encima del salón de actos– fueron desalojadas preventivamente a primera hora de la mañana al detectar los profesores movimientos en el embaldosado.

Uno de los maestros bajó hasta el despacho del director para explicar lo ocurrido: se habían levantado ligeramente las baldosas creando incertidumbre por lo ocurrido. El director, Josep Queraltó, subió a las aulas afectadas y acordó con los dos profesores reubicar a los 40 alumnos de los dos grupos en la sala de informática y en la multiusos. «La medida la tomamos por precaución. En ningún momento hubo riesgo para los chavales », remarcó el director, que tuvo que dar reiteradas explicaciones a madres y padres al conocer la noticia de forma alarmista difundida por las redes sociales.

Queraltó, tras reubicar a los alumnos y cerrar las aulas afectadas, llamó tanto a los Serveis Territorials d’Ensenyament de la Generalitat como al Institut Municipal d’Educació de Tarragona (IMET) para dar cuenta de lo ocurrido.

Primera inspección

Precisamente, técnicos municipales y autonómicos se personaron en el centro para ver en primera persona qué anomalías presentaban las aulas y qué riesgo había de que el problema se derivase a otros puntos de la Escola Torreforta. Tras una primera revisión ocular, descartaron que el problema fuera a más y se citaron para este lunes por la mañana para volver a mirar la situación y poner solución al embaldosado de las dos aulas.

El resto de aulas del primer piso de esta escuela (antiguamente conocida como Gual Villalbí) mantuvieron la actividad como un viernes cualquiera. De hecho, Queraltó subrayaba ayer que «tras el traslado de los niños a las aulas provisionales, la actividad de la escuela ha sido la de una jornada normal y no ha habido que lamentar nada. Creo que las informaciones difundidas por las redes sociales y la alarma creada por un problema que no ha pasado a mayores ha provocado un revuelo entre los padres que en condiciones normales no debería pasar de una simple explicación el lunes tras la revisión de las aulas por parte de técnicos de Generalitat y Ayuntamiento».

Inaugurada en 1960

La Escola, con 56 años de vida, ha sufrido a lo largo de las décadas diferentes reformas, la última en 1992, recuerda Queraltó, que entró en la dirección del centro hace ahora veinte años. No obstante, los problemas detectados en la mañana de ayer no corresponden a la parte más antigua del edificio público, sino a la segunda fase de ampliación, en los 80, cuando se creó el salón de actos y encima del mismo se ubicaron dos aulas, que este curso las utilizan los alumnos de segundo de Primaria (7 y 8 años).

El lunes las dos aulas permanecerán cerradas hasta conocer el diagnóstico final de los técnicos. Queraltó confía en que el problema se resuelva con rapidez, puesto que es una escuela con falta de espacio y la necesidad de mover alumnos por motivos extraordinarios «es extremadamente complicado porque tenemos el espacio que tenemos», admite.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También