Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cinco años de cárcel por abusar sexualmente de su hijastra adolescente

Los hechos ocurrieron en dos pisos del acusado, también condenado a siete años más de libertad vigilada

Diari de Tarragona

Whatsapp

Un hombre que durante años abusó sexualmente de su hijastra cuando ésta era adolescente ha sido condenado a cinco años de prisión por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona. La sentencia también recoge que después de cumplir la pena privativa de libertad estará siete años más en libertad vigilada. También es siete años el periodo fijado durante el cual tiene prohibido acercarse a la menor o a comunicarse con ella. Finalmente, en concepto de responsabilidad civil la Sala ha fijado una indemnización de 7.500 por los daños morales.

El acusado –que ya contaba con antecedentes penales pero no de índole sexual– convivía con su hijastra en dos domicilios. Desde que ella tenía 12 años, mientras la joven dormía, él se introducía en la cama y le realizaba tocamientos.

Durante su declaración, la víctima dijo que no recordaba cuándo comenzaron a ocurrir los hechos exactamente, pero añadió que se acordaba de que su cuerpo estaba cambiando. Añadió que los abusos eran prácticamente a diarios. El acusado aprovechaba que su pareja –con la que no estaba casado– se marchaba a trabajar para realizar los tocamientos, que se prolongaron durante unos tres años. La joven relató que contó lo ocurrido a una amiga, a su tía y a su prima. Finalmente explicaron lo ocurrido a su padre biológico, con el que vive actualmente. 

Sin declarar

Durante la vista oral, la madre de la víctima se acogió a no declarar en contra del acusado. Por su parte, una antigua amiga de la víctima reconoció que ésta le había contado los tocamientos y que ella le aconsejó que se lo dijera a su madre.

Durante el juicio declaró la excuñada del acusado y tía de la menor, quien relató que recibió una llamada de su sobrina, que estaba llorando, histérica y que le comentó también los tocamientos. Reconoció que su excuñado ejercía mucho control sobre la joven, «era excesivo». Por su parte, el acusado se negó a declarar.

Temas

Comentarios

Lea También