Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Comprender las emociones se debería enseñar en las escuelas»

Crónica. La yurta de los sentimientos L’Espai del Benestar de l’Hort de la Sínia impulsa talleres de autoconocimiento en grupos reducidos  

Agnès Llorens

Whatsapp
«Comprender las emociones se debería enseñar en las escuelas»

«Comprender las emociones se debería enseñar en las escuelas»

Los domingos a primera hora de la mañana se han hecho para escuchar el canto de los pájaros y para notar en qué nota se declina el silencio. Este es el nivel de calma que se respira, cerca de las nueve de la mañana en el Espai Benestar de l’Hort de la Sínia. Al pie de la desembocadura del Gaià, en un espacio al que se llega después de sortear una pequeña carretera al lado de los cámpings de Tamarit, l’Espai del Benestar inicia un nuevo día, en este caso lo que será un domingo intenso. 

Antes de la llegada de las participantes al taller sobre emociones y miedo, Núria Cosialls, la responsable de l’Espai del Benestar, prepara todos los elementos en el espacio en el que se organizará la experiencia. Ya nos ha advertido que no será posible tomar fotos durante el taller. «Trabajamos intensamente en un grupo reducido de persones y, para que la experiencia sea un éxito, tanto la concentración como la intimidad deben ser totales», nos explica Cosialls, que sí que nos permite acceder al espacio antes de la experiencia, momento en el que aprovechamos para hablar de los cursos que se organizan en este espacio en el que la naturaleza es la gran protagonista. 

Según ella misma explica, nos encontramos en una yurta, una vivienda utilizada tradicionalmente por los nómadas en las estepas de Asia Central, una construcción que, en las comarcas de Tarragona, deviene una perfecta estancia para aislarse del mundo. De hecho, al entrar nos invade una poderosa sensación de calma. Cosialls nos explica el porqué. «Encargamos un estudio geobiológico basado en el feng-shui para determinar en qué punto debíamos colocar cada elemento. Ahora estamos en el lugar de la relajación», detalla. 

El taller de conocimiento del miedo se imparte durante todo el día y en grupos reducidos 

En poco menos de una hora, la sala circular llena de cojines y de silencio se llenará de los participantes en el taller La por i el poder de sentir el dolor, una de les sesiones que este espacio ofrece dentro del ciclo La saviesa de les emocions. El taller sirve para aislar una sensación poderosa como es el miedo para  poder canalizarlo adecuadamente. «Observaremos el miedo, descubrimos herramientas para escucharnos y aprendemos como gestionar esta sensación», explica Cosialls, que explica que el temor es «una señal de alarma ancestral que nos previene enfrente de posibles peligros y que debemos escuchar». Los participantes que están a punto de llegar, disfrutarán de una larga sesión viajando hasta el más remoto de los destinos; su interior. 

La encargada de dirigir estos talleres que se organizan regularmente en el Espai del Benestar reitera que el interés por las prácticas de autoconocimiento van en aumento. «Cada vez más personas se interesan sobre la manera de acercarse a sus sentimientos. Actualmente tenemos grupos de mujeres, pero también mixtos y masculinos, y las edades se alargan de los treinta hasta más allá de los sesenta», explica Cosialls, que defiende que este tipo de experiencias sirven para entender que no existen ‘emociones buenas’ y ‘emociones malas’, sino que todas nos sirven aprender sobre nosotros y las relaciones con nuestro entorno. Según la encargada de gestionar las sesiones «el objetivo final de esta práctica es la de reforzar nuestra empatía y es tan importante comprender las emociones que se debería aprender en la escuela obligatoriamente», destaca Cosialls que, cuando abandonamos el espacio, inicia una nueva jornada de trabajo en busca del miedo, con los sentimientos como aliados.

Comentarios

Lea También