Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Conca de Barberà. Una comarca que cuenta la historia

Situada en el corazón de La Ruta del Cister, acoge uno de los lugares más singulares de Catalunya con un encanto medieval embriagador

Carla Pomerol

Whatsapp
El monestir de Poblet, en el municipio de Vimbodí i Poblet. Foto: Josep Mª Potau

El monestir de Poblet, en el municipio de Vimbodí i Poblet. Foto: Josep Mª Potau

La Conca de Barberà se encuentra en el corazón de la Ruta del Cister y acoge uno de los lugares más singulares de Catalunya declarado Patrimonio de la Humanidad, el Monestir de Poblet. Esta comarca ofrece muchas propuestas para pasar unos días en familia, en pareja o con amigos. Vale la pena saborear la gastronomía típica de la región y los vinos de la DO Conca de Barberà.

Después de visitar el Monestir de Poblet o de pasear por las calles medievales de Montblanc, el visitante puede retroceder en el tiempo. Puede ir hasta la prehistoria, visitando las Coves de l’Espluga de Francolí o las pinturas rupestres de Montblanc. También puede descubrir pueblos medievales como Conesa, Forès, Solivella, Santa Coloma de Queralt o Vallfogona de Riucorb. Siguiendo con el modernismo, un estilo que da respuesta a la necesidad de adaptarse en los avances tecnológicos, como son las bodegas modernistas. Allí se puede degustar un vino y paseas por los viñedos.

Murallas de Montblanc

Montblanc, capital de la Conca de Barberà, es un pequeño municipio medieval situado en el valle del río Francolí y a los pies de las montañas de Prades. Su recinto amurallado está formado por torres, portales y murallas que envuelven el núcleo histórico del municipio. Está declarado como bien cultural de interés nacional y el recinto fortificado tiene la categoría de Conjunto Monumental y Artístico, desde el año 1947.

Murallas de Montblanc. Foto: DT

Las murallas tienen un recorrido poligonal de 1.500 metros formado por un lienzo almenado de 1,5 metros de espesor y unos 6 metros de altura, con 31 torres de 16 a 20 metros de altura. Interiormente, hay un paso de ronda que traviesa las torres y da la vuelta al recinto.

Museu de la Vida Rural de l’Espluga de Francolí

El Museu de la Vida Rural propone un paseo en carro para que los visitantes se hagan una idea sobre cómo ha cambiado la vida en el ámbito rural en los últimos cien años. El museo permite conocer cómo vivía y cómo trabajaba la gente del lugar en el siglo XIX y parte del XX y cómo cambió la vida en el campo con la llegada de la industrialización.

El Museu de la Vida Rural ofrece un recorrido por las herramientas de una vida pasada, que pretenden explicar la historia. El espacio, de 4.000 metros cuadrados, cuenta con una escenografía evocadora y fiel que introduce la fotografía y los olores (de cuero, el hierro o el grano) como parte fundamental de la visita.

Las Coves de l’Espluga de Francolí

Las cuevas despiertas son una curiosidad y atracción especial entre los niños. En las Coves de l’Espluga se esconde un mundo desconocido de rocas, conglomerados y estancias subterráneas donde, antiguamente, vivía la gente. En su interior, hay un museo, dedicado a las huellas de los humanos, desde la prehistoria hasta hoy.

Coves de l'Espluga. Foto: Cedida

La visita guiada se ayuda de audiovisuales, gráficos, dibujos y representaciones de hábitats prehistóricos con figuras a tamaño real. La temperatura dentro de la cueva siempre es la misma: entre los 14 y los 16 grados. Las cuevas se pueden visitar individualmente o en grupo. Una buena y emocionante opción es hacer la Ruta Cultural o la Ruta Aventura.

Monestir de Poblet

El Monestir de Santa Maria de Poblet es el más emblemático de la Ruta dels Reials Monestirs de Catalunya. En 1992, fue declarado Patrimonio de la Humanidad. La iglesia del monasterio está formada por una planta basilical de tres naves y un ábside con deambulatorio para que pasen los peregrinos. También encontramos el claustro, un espacio cuadrado de estilo gótico (siglo XII-XIII), simple y harmónico, que sirve de punto de distribución delas dependencias comunes.

Los espacios que forman el conjunto del monasterio están envueltos por tres filas concéntricas de murallas, apuntadas por portales. En el monasterio también se conservan valiosas obras de arte sacro. En el lugar aún hay actividad, por eso vale la pena hacer un recorrido por las principales dependencias domésticas que están abiertas para los visitantes, como los dormitorios o las bodegas.

Societat Agrícola de Barberà de la Conca. Foto: Cedida

Societat Agrícola Barberà de la Conca

Barberà de la Conca tuvo su primera bodega cooperativa de Catalunya, fundado en el año 1894, con el nombre de Societat Agrícola de Barberà de la Conca. Su fusión con otra cooperativa del municipio dio lugar a la empresa actual, situada en un espectacular edificio modernista, obra de Cèsar Martinell.

El edificio, construido entre los años 1919 y 1021, es una de las llamadas catedrales del vino. La bodega ha sufrido pocas modificaciones respecto a la obra original, con dos únicas excepciones: la tecnología de acero inoxidable aplicada a la vinificación y las cava subterráneas, ubicadas en los antiguos desguaces adaptados.

La visita en la bodega la conduce la figura del ‘cellerer’, un auténtico sabio enamorado de esta construcción. Conoce todos los detalles. La bodega cuenta con una agrotienda donde se comercializa vinos y otros productos.

 

Temas

Comentarios

Lea También