Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenados por robar cable de las farolas del Camp de Mart

Ambos fueron detenidos de madrugada por la Guàrdia Urbana en plena faena con la ayuda de una linterna

Àngel Juanpere

Whatsapp
La acción de los dos procesados coincidió con una oleada de robo de cable de farolas. Foto: lluís milián/DT

La acción de los dos procesados coincidió con una oleada de robo de cable de farolas. Foto: lluís milián/DT

Dos hombres que fueron detenidos por la Guàrdia Urbana de Tarragona por robar el cable de farolas de la zona del Camp de Mart de Tarragona han sido condenados a nueve meses de prisión y a pagar una indemnización al Ayuntamiento de 1.771 euros por los daños causados. Así se recoge en la sentencia de apelación dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El delito fue cometido en plena vorágine de robo de cable a farolas en diferentes puntos de la ciudad de Tarragona. Los dos procesados en este caso son los ciudadanos rumanos Paul O. y Mihai T., de 31 y 28 años, respectivamente, y que carecían de antecedentes penales. Sobre las cuatro y media de la madrugada del 28 de abril del año pasado acudieron al Camp de Mart. Una vez allí, tras romper la tapa exterior de cuatro farolas o puntos de luz que se hallaban en el citado parque público, cogieron del interior hasta 60 metros de cable eléctrico de dos tipos, que previamente habían cortado. Dicho cable fue recuperado por la Guàrdia Urbana, pero no pudo utilizarse para reparar los daños, que ascendieron a 1.771 euros, que fueron pagados por el Ayuntamiento. Los acusados pidieron la nulidad de la sentencia porque el juez no había permitido que los acusados declararan al final del juicio. La Audiencia recuerda que si bien ésta es una práctica habitual, el juez es quien decide el orden de las declaraciones de la vista oral, por lo que no hay indefensión.

Uno de los acusados declaró que se encontró un carrito con cable, mientras que el otro encausado basó su apelación en supuestas contradicciones de los agentes. Ambas pretensiones fueron rechazadas por los magistrados de la Audiencia. Y ello en base a la declaración de los guardias, quienes vieron las siluetas de los dos acusados con una linterna hurgando en una farola, que luego resultó ser una de las cuatro forzadas. Además, uno de los acusados llevaba unos alicates, si bien en el atestado policial se atribuye a Paul y en la declaración durante el juicio, a Mihai.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También