Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenan a un hombre por tocar el culo a una mujer y a ella por pegarle en Tarragona

El juez ha impuesto al acusado 360 euros de multa y a ella, otra de 120. Además, él tendrá que pagar una indemnización de 30 euros

Àngel Juanpere

Whatsapp
Así consta en la sentencia de un Juzgado de Instrucción, que ahora ha sido confirmada íntegramente por la Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona.

Así consta en la sentencia de un Juzgado de Instrucción, que ahora ha sido confirmada íntegramente por la Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona.

Un hombre que tocó el culo a una mujer en un bar ha sido condenado. Pero también ella, por haberle propinado automáticamente una bofetada. Así consta en la sentencia  de un Juzgado de Instrucción, que ahora ha sido confirmada íntegramente por la Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona.

Los hechos se produjeron el 4 de septiembre de 2016, hacia las diez de la noche. El acusado, de nacionalidad rumana, se encontraba en un bar. En el mismo estaba también una mujer hablando con su amiga camarera, cuando notó que alguien le tocaba el trasero con toda la mano en la nalga. Tras ello, ella se volvió y reaccionó «con total inmediatez y sin solución de continuidad» y le propinó una bofetada al hombre, diciéndole que no la tocara.

Tras este episodio, la mujer salió a ayudar a su amiga a tirar la basura del bar y, cuando volvió, el acusado la estaba esperando en la puerta del bar, momento en que él le propinó una bofetada con la mano abiertaLa pena impuesta al acusado es el pago de una multa de 360 euros por un delito leve de lesiones y una indemnización de 30 euros a la víctima. Por su parte, la pena para ésta es de 120 euros por un delito leve de maltrato de obra.

El acusado presentó un recurso de apelación, que ha sido rechazado por la Audiencia. Ésta niega que el caso haya prescrito o que se pueda aplicar la atenuante de embriaguez porque sólo se acreditó durante el juicio que bebió, pero no cuánto ni si ello influyó en su comportamiento.
El magistrado señala que las explicaciones del acusado para intentar justificar la agresión son «absolutamente inaceptables».

Y también rechaza que se le rebaje la pena de multa. El acusado aseguraba que era excesiva porque no se habían acreditado los medios de vida. Pero el magistrado recuerda que si tenía dinero para estar en un bar consumiendo, no puede sufrir una situación de exclusión social grave.

Temas

Comentarios

Lea También