Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Conocer la naturaleza para descubrir su valor

Un total de 12 espacios de Catalunya forman parte de las ‘Sortides guiades de descoberta de les flors de camps i de marge’

Laura Rovira

Whatsapp
Un momento del recorrido en l’Hort de la Sínia, en Tamarit.  FOTO: Alfredo Gonzalez

Un momento del recorrido en l’Hort de la Sínia, en Tamarit. FOTO: Alfredo Gonzalez

Un paisaje de película a modo de laberinto natural es el camino a recorrer para llegar hasta l’Hort de la Sínia, prácticamente escondido en el pueblo de Tamarit. El tímido despertar de un sol que alejaba las preocupaciones de lluvia hacían que fueran muchos los que transitaran este recorrido empezando el domingo con un poco de deporte, ya sea a pie o en bicicleta. A medida que se acercaba la entrada del huerto, menos ruido y más canto de pájaros, concretamente de ruiseñores que pusieron la banda sonora de una de las ‘Sortides guiades de descoberta de les flors de camp i de marge’ organizadas por la Xarxa de Custòdia del Territori junto a entidades locales y profesionales del guiaje.

Un total de 12 espacios naturales que abrieron sus puertas para aquellos que quisieran conocer un poco más de la naturaleza que nos rodea y saber como puede afectar al medio ambiente. La actividad de l’Hort de la Sínia era especialmente particular, ya que era la única salida que se realizaba dentro de un huerto ecológico a la orilla de la desembocadura del río Gaià. 

Joan Vives es el encargado de cuidar este mágico espacio y el guía de las más de 20 personas que se apuntaron para descubrir una gran variedad de plantas y flores durante dos horas en las que reflejaba la experiencia de haber vivido la evolución de este huerto durante muchos años. Concretamente, l’Hort de la Sínia celebra su 25 aniversario este 2019. Actualmente, este pequeño espacio natural cuenta con una infinidad de proyectos destinados al público para involucrar cada vez más a una sociedad que según Joan «necesita una mayor conciencia medioambiental».

La excursión es una salida natural por el huerto ecológico a orillas de la desembocadura del río Gaià, en Tamarit. FOTO: Alfredo Gonzalez

El recorrido se basaba en visitar diferentes tipos de plantas silvestres, cada una con un espacio determinado para su desarrollo. Por ejemplo, el Jardí dels Sentits estaba habitado por plantas aromáticas como el romaro, la menta o la salvia. No era difícil de encontrarlo, ya que sin necesidad de ver el cartel, el olor era inconfundible.

 Joan se encargaba de comentar las propiedades de cada planta, la mayoría desconocidas para unos asistentes con muchas ganas de aprender. Especialmente Nani, que vino desde Tarragona, equipada con una cámara de última generación, para conocer más sobre las plantas comestibles y aromáticas y así integrar lo aprendido en su blog de cocina. 

Aunque menos preparadas y con ganas de pasar una mañana de domingo en contacto con el medio ambiente, un grupo de cuatro amigas, con residencia en Altafulla, estaban entusiasmadas por aprender los usos que podían tener. Ivonne era la más experimentada de las cuatro y ya había participado en más actividades de este tipo: «me gusta mucho el mundo de las plantas y me interesa saber las funciones que pueden tener», declaraba Ivonne.

La Xicoira o la Ortiga tienen propiedades medicinales que mucha gente desconoce

«Uno de los objetivos principales de estas salidas es fomentar la biodiversidad y poner en valor este tipo de plantas, que mucha gente solo ve como malas hierbas», comentaba Joan. Pero son mucho más y es que muchas tienen propiedades medicinales como es el caso de la Xicoira que ayuda al buen funcionamiento del hígado o la Ortiga, una planta diurética que se puede tomar con la comida o a modo de infusión. Además, también pueden ser un complemento perfecto para acompañar a verduras o para un plato de ensalada como comprobaron los asistentes. Al finalizar la ruta por el huerto ecológico se preparó  una pequeña cata de flores comestibles en las cuales se encontraba la Caléndula, la Borraja o plantas aromáticas como la Salvia.

La organización de estas salidas naturales coincide con la publicación de la guía: 101 Flors de camp, de marges i vores de Catalunya que cal conèixer. Estas actividades permiten ir más allá de las páginas del libro y convierten en vivencia las diferentes ilustraciones de la guía. Cambian la lectura por la escucha de voces expertas que a través de los cinco sentidos nos permiten llegar a conectar con la naturaleza y descubrir que su valor va más allá.

«El conocimiento del medio ambiente es enriquecimiento y es muy importante que conozcamos la naturaleza para respetarla y poder quererla», expresaba Joan, quien añadía: «se debe potenciar el acercamiento de la gente con el medio ambiente. Todos somos naturaleza».

Temas

Comentarios

Lea También