Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crece el número de familias que no pueden pagar el recibo del agua

El año pasado se superaron las previsiones y la empresa de aguas subvencionó el servicio a 286 hogares

Norián Muñoz

Whatsapp
Este año se invertirán 71.000 euros en este concepto (33% más desde 2013). Foto: Lluís Milian

Este año se invertirán 71.000 euros en este concepto (33% más desde 2013). Foto: Lluís Milian

La Empresa Municipal Mixta d’Aigües de Tarragona, Ematsa, ha aumentado este año un 14% su fondo social destinado a cubrir los recibos de las familias con dificultades económicas, que se calcula que serán unas 310.

Así lo anunciaban ayer el director gerente de la empresa, Daniel Milán, y el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, durante la firma de la prórroga del acuerdo que se firmó por primera vez en 2013 y que cada año se ha ido renovando.

Este año se invertirán 71.000 euros en este concepto (33% más desde 2013), lo que supone que la cifra de familias necesitadas también ha ido creciendo. De hecho, han pasado de 268 en 2013 a las 286 en 2015. «El año pasado se superaron las expectativas», reconoce Milán.

La crisis no ha acabado

En este sentido, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros apuntaba que, a pesar de que los números macroeconómicos hablan de una salida de la crisis, datos como estos demuestran que las familias más vulnerables todavía están tardando en salir de la situación de precariedad.

Recordaba, además, que Tarragona se adelantó dos años a la ley que prohíbe a las empresas cortar el suministro a las familias vulnerables y explicaba que el recibo se paga íntegramente, es decir, se incluye también el importe del IVA y el canon de agua. De hecho, explicaba que cuando hay un recibo impagado, antes de cortar siempre se consulta primero a los servicios sociales.

Los requisitos

Para poder obtener la ayuda se debe ser dueño o inquilino y tener un contrato individual de suministro de agua potable con Ematsa. Siempre debe tratarse de la vivienda principal. Se debe, además, haber sido beneficiario de prestaciones económicas, o ser usuario de Serveis Socials del ayuntamiento y tener el expediente donde se hayan valorado «necesidades relacionadas con la falta de medios para la cobertura de las necesidades básicas» en los últimos dos años.

En lo que concierne al conjunto de los usuarios, Milán explica que después de unos años a la baja el consumo de agua en la ciudad el año pasado finalmente comenzó a estabilizarse.

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También