Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CrossfFit, el ejercicio más exigente que engancha

En forma. El CrossFit entra con fuerza en los gimnasios
 con ejercicios de alto nivel adaptados a todos los usuarios

GLORIA AZNAR

Whatsapp
Toes to bar o pies a la barra, en el Royal Tarraco tarraconense. Foto: Fabián Acidres

Toes to bar o pies a la barra, en el Royal Tarraco tarraconense. Foto: Fabián Acidres

Dominadas, fondos, trabajo cardiovascular, lanzamiento de balón medicinal, levantamientos olímpicos... Estos ejercicios, que en sus orígenes estaban destinados a policías, marines, bomberos y militares estadounidenses han ganado en popularidad a lo largo y ancho del mundo. Eso sí, cada cual a su ritmo.

Es el CrossFit, el deporte de moda que según todos sus seguidores «engancha». Y el principal motivo es que si se quiere, se puede. «Te superas a ti misma y ves que eres capaz de hacer muchas cosas que no creías que pudieras. Vences el miedo, que es uno de los grandes enemigos del ser humano», cuenta Txell Gutiérrez, usuaria del Sport Center Royal Tarraco. «Es ponerse una meta y ver que eres capaz de sobrepasarla, de que los objetivos a veces se te quedan pequeños. Y esto te reconforta muchísimo», señala.

CrossFit es la marca. Y bajo su paraguas, los gimnasios de la demarcación han adaptado la disciplina a las necesidades de sus deportistas. «Es multideporte. Tiene el más grande, que es la halterofilia y luego la gimnasia deportiva. Nosotros aparte incluimos trabajo que viene del paleotraining, que son ejercicios de gran movilidad», explica José Vidal, técnico en el Sport Center Royal Tarraco.

tarragona_crosfit_royal_tarraco_
Volteo de una rueda o ‘battle ropes’, en el Royal Tarraco tarraconense. FOTO: Fabián Acidres

Pero, ¿cuál es el secreto? «Que puede hacerlo cualquiera, desde un niño, porque adaptamos el entrenamiento. Y se puede tener un nivel más amateur, más bajo desde el que se va subiendo. Por ejemplo, aquí viene un señor de 70 años que lo hace prácticamente todo. No hay un impedimento de edad, pero sí nivel físico. Por lo que una persona que llega de entrenar, con una capacidad física buena, en unos meses ya estará en un nivel alto. Al contrario, con otra más sedentaria se debe hacer un trabajo más focalizado para que vaya poco a poco. Porque cada persona es un mundo», ilustra Rafa Barbero, técnico del Royal Tarraco, donde también ofrecen la modalidad de Spartan.

En la misma línea se pronuncia Rafa Llanos, del gimnasio Mora Crosstraining de Móra d’Ebre cuando dice que «cada uno busca su objetivo. Aquí tenemos edades desde los 20 hasta pasados los 50. Los más veteranos que salen a correr por la montaña buscan resistencia muscular para ganar un poco de potencia y hay quien viene a mantenerse y a tener una condición física. Soy profesor de judo y Jiu-Jitsu por lo que también tengo chavales que para competir les va muy bien este tipo de entrenamiento».

En este punto los expertos diferencian entre buscar rendimiento y pasárselo bien, sin marcas ni competición. «El deporte de rendimiento no es salud porque no tiene en cuenta si esta saldrá perjudicada o no y aquí partimos de la base de que la mayoría de la gente no busca rendimiento, sino encontrarse cada vez mejor», apunta José Vidal. No obstante, además de la vertiente física, en todo el éxito del CrossFit y sus derivados entra la variable psicológica, que aportan los técnicos o coach. «Es muy psicológico», destaca Txell, afirmación que corrobora Rafa Barbero. «Tienes que saber cómo enfocar a cada uno, si debes apretar o decir que paren. Vas conociendo al alumno, no se hace nunca generalizado».

Querer es poder. Las edades varían desde los niños hasta los 70 años y también la condición física. Solo hacen falta ganas y motivación

Unos deportistas que descubren los ejercicios a ejecutar en el mismo momento del entrenamiento con una mezcla de motivación y expectación. Pero, sobre todo, como ellos mismos remarcan, son como una pequeña familia, que se ayudan mutuamente y consiguen los objetivos de forma conjunta. Y para los que buscan la competición, es una propuesta prácticamente sin límites.

Atención específica. Con patologías previas

«Conectamos mucho con el cliente de tal forma que sabemos qué hacen fuera de aquí a nivel deportivo», señala José Vidal, técnico de Sport Center Royal Tarraco, instalaciones que cuentan con tres fisioterapeutas y una quiromasajista. En este sentido, se vigilan especialmente los casos de patologías específicas. «Las personas hipertensas deben controlar mucho la intensidad de trabajo y las actividades como crossroyal, que se basan en un método interválico intensivo, no se recomiendan», explica Vidal. Sin embargo, cada cliente es un mundo por lo que se estudia de forma individual. Así, «si hablamos de columna, por ejemplo, de hernia discal, podemos ver qué proceso ha seguido el paciente y su fase de readaptación. Es decir, se lleva a cabo un seguimiento y si está bien, puede venir a hacer la actividad, aunque con ejercicios adaptados». 

Temas

Comentarios

Lea También