Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Brunch con diamantes en Tarragona

De calçotada en un Porsche

El Club 9Once Mediterrani - Porsche TGN celebró una ruta por el territori que empezó en la joyería Rabat Zaida

Pablo Latorre

Whatsapp
El encuentro comenzó con un ‘brunch’ con diamantes en el entorno exclusivo de la joyería Rabat Zaida.

El encuentro comenzó con un ‘brunch’ con diamantes en el entorno exclusivo de la joyería Rabat Zaida. PERE FERRE

«Somos un club de amigos, que hemos terminado siendo como una gran familia». El presidente del Club 9Once Mediterrani - Club Porsche Tarragona, Inocencio Fuentes, encuentra en sus socios un apoyo que va más allá de compartir la pasión por los coches de alta gama. «Tuvimos que limitar a 35 socios, pero cada uno tiene la posibilidad de invitar a dos acompañantes más», explicó frente a una cabalgata de Porsches expuesta en frente de la emblemática joyería Rabat Zaida de la capital.

Eran un total de 35 modelos icónicos de la marca alemana –como el que tiene Cristiano Ronaldo–, relucientes y perfectamente cuidados, que llamaron la atención de quienes madrugaron la mañana del sábado. La fiesta, sin embargo, tenía lugar dentro de la joyería, en forma de brunch, con las deliciosas propuestas healthy de Berué Eventos. Se trata de una iniciativa sana de las emprendedoras Berta Labastida y Carlota Comas.

«Esta es la primera edición matutina de mis encuentros exclusivos, pero hemos podido celebrarla después de meses de organización con Inocencio. No se trata de una iniciativa esporádica», explicó Salva Minguella, propietario de Rabat Zaida, quien además invitó a los más de 50 asistentes a acudir a sus «especiales afterwork con actuaciones en directo, cava y ostras».

Para los miembros del club, sin embargo, la jornada no había más que empezado. Desde la joyería iniciaron una ruta por Alcover, Capafons y La Febró, que acabaría con una calçotada en el restaurante La Montoliva. Eso sí, no sin antes agradecer a Minguella su acogida con un recuerdo del club, que también quisieron dedicar a Esteve Rabat. Fue un encuentro lúdico compartiendo una pasión, la cual intentan mantener con distintas actividades durante el año.

Temas

Comentarios