Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De un especialista a seis en 25 años de historia

El año 2012 fue determinante para el servicio, ya que se amplió al Hospital Sant Joan de Reus y al de la Verge de la Cinta de Tortosa

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo de la UCI Pediàtrica del Joan XXIII, puesta en marcha hace un año. FOTO: alba mariné

Imagen de archivo de la UCI Pediàtrica del Joan XXIII, puesta en marcha hace un año. FOTO: alba mariné

Todo empezó hace 25 años, con un solo cirujano pediátrico. Y ahora, el equipo está formado por seis especialistas. Desde el 1994 hasta la actualidad, han sido muchas las cosas que han pasado. La unidad ha ido creciendo en el número de profesionales, a medida que iba creciendo el número de pacientes y de los servicios. Joaquín Maldonado –jefe del servicio en funciones–, Yolanda Royo, Carlos Pueyo, Robert Skrabski, Ida Di Crosta y Katerine Cabrejos, son los tres hombres y las tres mujeres que dan vida a este servicio.

La historia se remonta al año 1994, cuando un solo cirujano operaba a la población pediátrica de urgencias. En ese momento no había quirófanos disponibles, y las intervenciones se llevaban a cabo en Urgencias. Le ayudaba un adjunto de cirugía general que había colaborado con un cirujano pediátrico en Barcelona. Así empezó todo. 

Al cabo de unos meses, llegó otro cirujano. Ya eran dos en el equipo. Fue entonces cuando se empezaron a realizar intervenciones programadas. En el año 1997 se añadió al equipo otro profesional más y, a partir de entonces se iniciaron en la cirugía mayor ambulatoria, la que no necesita ingreso postquirúrgico. «El volumen de trabajo requería de otro especialista. Con tres era imposible, se sumó la cuarta persona», relata Joaquín Maldonado. En 2008 ya eran seis los profesionales que completaban la unidad. Y aquí se paró, debido a la llegada de la crisis. 

No obstante, en el año 2012, el servicio da un giro de 180 grados. «Ese año fue determinante para nosotros», explica Maldonado. La unidad se extiende al Hospital Sant Joan de Reus y al Verge de la Cinta de Tortosa. Los profesionales se desplazan hasta los centros hospitalarios para pasar consulta y operar. Este paso significó la fidelización del servicio a la provincia de Tarragona. Además, el equipo se dedica ahora a dar formación continuada sobre cirugía pediátrica en hospitales del territorio, compartiendo protocolos e, incluso, enviando el calendario quirúrgico para que el resto de centros sepan cuándo se opera en el Joan XXIII.

Formar continuamente

El equipo está formado por seis especialistas, y en el momento de la intervención participan también anestesistas. La unidad cuenta con cuatro camas de hospitalización, ubicadas en la planta de pediatría. Pero cabe recordar que el 60% de las intervenciones no requieren de ingreso. El servicio carece de enfermeras adjudicadas específicamente a la unidad, lo que obliga a los cirujanos a formar a la persona nueva.

Temas

Comentarios

Lea También