Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian la presencia de perros en un local abandonado de Fortuny

Al parecer, el dueño ha estado utilizando los bajos de un edificio para guardar allí a los animales, a quienes los peatones oían ladrar
Whatsapp
El local donde se ha denunciado el encierro de perros, en el número 11 de la calle Fortuny. Foto: Lluís Milián

El local donde se ha denunciado el encierro de perros, en el número 11 de la calle Fortuny. Foto: Lluís Milián

La Guàrdia Urbana recibió a finales de la pasada semana la denuncia de que al parecer alguien mantenía encerrados a varios perros en el interior de un local abandonado desde hace años en la calle Fortuny. En concreto, en el número 11, situado en el primer tramo de la vía, entre la Rambla y Governador González.

Al parecer, según la denuncia y según se ha podido corroborar también posteriormente durante la investigación, un individuo estaba utilizando ese local para guardar allí a sus perros y periódicamente iba a visitarles y a darles de comer. Los indicios descartan que hubiera también personas ocupando el local. Se trataba sólo de los perros, cuya presencia era detectaba a menudo por los peatones debido a sus ladridos e incluso al olor que se percibía al acercarse a la entrada.

Tras varios días intentando sin éxito localizar in fraganti al dueño de los perros, la Guàrdia Urbana decidió actuar ayer y se presentó en el local junto con la veterinaria municipal, a fin de intentar determinar de cuántos animales se trataba y en qué estado se encontraban, pero precisamente ayer no estaban:el agujero por el que hasta ayer se les podía ver estaba tapado, y al golpear la puerta no se les oía ladrar.

Además, en la entrada del local alguien –previsiblemente el dueño de los perros– había escrito un mensaje que decía algo así como que «los perros no están a oscuras y están bien alimentados». Como si se tratara de un mensaje que el propietario de los canes enviara a los agentes. Todo apunta, pues, a que por alguna razón el dueño de los canes sabía que la Guàrdia Urbana iba a visitar ayer el local y se los llevó antes a otro lugar. No se sabe si su intención es regresar allí en las próximas horas o días o si se buscará un nuevo emplazamiento. En todo caso, la policía municipal continuará controlando el local durante las próximas semanas para intentar evitar que vuelva a ser ocupado.

Además, paralelamente, la Guàrdia Urbana está intentando contactar con la propiedad del local, una empresa constituida en 2006 con objeto de rehabilitar inmuebles, a fin de que se tapie la entrada al local para evitar que el suceso vuelva a repetirse, pero por ahora ha sido imposible contactar con ningún representante de la compañía.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También