Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido por vender droga delante de un colegio

Los agentes de la Guàrdia Urbana constataron la transacción y fueron al domicilio del sospechoso para arrestarlo

Àngel Juanpere

Whatsapp
Momento en que el sospechoso era introducido en el vehículo policial.  FOTO: Ana García

Momento en que el sospechoso era introducido en el vehículo policial. FOTO: Ana García

La agudeza de unos agentes de paisano de la Guàrdia Urbana de Tarragona permitió la detención de un hombre que presuntamente estaba vendiendo droga delante de un colegio del centro de la ciudad. Los guardias hablaron con el comprador y, tras constatar que se había realizado la transacción, fueron a detener al vendedor a su domicilio ya que lo conocían de anteriores intervenciones.

La Guàrdia Urbana había recibido quejas vecinales ante la presencia de unos individuos que consumían y vendían droga delante de una escuela situada en la calle Estanislau Figueras. Ante ello, los agentes de la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) comenzaron una investigación para constatar si dichas quejas de los vecinos eran ciertas o no. Para ello, sobre las cinco de la tarde del pasado jueves dos policías acudieron a la zona. Diez minutos más tarde observaron la presencia de un hombre –de 41 años y residente en la Part Baixa–, conocido al tratarse de un consumidor habitual de sustancias estupefacientes.

Los guardias observaron que en el cruce de la calle Estanislau Figueras con Sant Antoni Maria i Claret estacionaba un vehículo encima de la acera. El sospechoso sacó unas monedas y se acercó al vehículo. Se las entregó al conductor a través de la ventana del copiloto, para seguidamente esconderse un envoltorio en el bolsillo. 

Los guardias vieron que el vendedor era una persona conocida también de anteriores intervenciones. Cuando los dos individuos se separaron, los policías siguieron al comprador, que se introdujo en los lavabos de un bar de la calle Estanislau Figueras. Allí fue identificado por los guardias, que le encontraron un envoltorio con droga –presuntamente cocaína–.

Manifestó que había comprado la mercancía hacía sólo unos minutos. Ante esta evidencia, los agentes de la UDU se desplazaron al barrio de Sant Pere i Sant Pau, que es donde vive el vendedor. Vieron que tenía el vehículo aparcado delante del bloque donde reside. Poco antes de la siete de la tarde el sospechoso bajó a la calle, se subió al coche y se marchó.

Los agentes siguieron al vendedor hasta la avenida Països Catalans, donde lo interceptaron. En la puerta del vehículo llevaba una sustancia blanca, un envoltorio con polvos blancos así como diversos recortes de bolsas de plástico –presuntamente para confeccionar y vender las dosis de droga– y una báscula de precisión. El envoltorio era del mismo tipo que el interceptado al comprador.

Ante estas evidencias los guardias procedieron a su detención acusado de un delito contra la salud pública. 

El precedente

Uno de los últimos arrestos de los agentes de la UDU se produjo el pasado 18 de septiembre. Vieron a un individuo que vendía droga en la calle Caputxins. El comprador huyó del lugar, aunque se dejó parte de sus pertenencias, entre ellas un teléfono móvil. El vendedor ya había sido detenido por hechos similares el 10 de julio.

Temas

Comentarios

Lea También