Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 80% de ingresados con gripe en la UCI toma antibióticos sin necesitarlo

Así lo demuestra un estudio coordinado por el Joan XXIII en el que participaron 972 pacientes de 148 hospitales españoles

Norián Muñoz

Whatsapp
Imagen de archivo de la UCI del Hospital Joan XXIII, desde donde se ha coordinado el estudio. Foto: Lluís Milián

Imagen de archivo de la UCI del Hospital Joan XXIII, desde donde se ha coordinado el estudio. Foto: Lluís Milián

La célebre epidemia de Gripe A de 2009 puso en alerta a las unidades de cuidados intensivos de los hospitales, que ese año se llenaron de pacientes. No obstante, aquella emergencia también fue el punto de partida para conocer mejor la enfermedad. Es justamente lo que ha hecho el doctor Alejandro Rodríguez, del servicio de medicina intensiva del Hospital Joan XXIII. Un estudio que ha coordinado desde Tarragona ha conseguido demostrar que alrededor del 80% de los pacientes ingresados en la UCI debido a la gripe no deberían recibir antibióticos.

El estudio, que acaba de ser publicado en la revista de la Sociedad Británica de enfermedades infecciosas, Journal of Infection, analizó desde 2009 los datos de 972 pacientes de 148 hospitales de toda España.

 

Con un análisis de sangre

Lo que se buscó con el estudio fue predecir qué pacientes tendrían más probabilidades de desarrollar una infección bacteriana. Para ello aplicaron un análisis estadístico complejo que analiza todas las variables del paciente. Lo hicieron en colaboración con el médico especialista del servicio de otorrinolaringología del mismo hospital, Francesc Avilés. Rodríguez explica que entre estas variables hay un biomarcador llamado «procalcitonina» que, cuando aumenta, se asocia con las posibilidad de padecer una infección bacteriana. Se determina por una prueba de sangre bastante habitual. El otro factor asociado que se estudió fue la presión arterial baja o hipotensión.

Teniendo en cuenta estas variables se crearon cuatro grupos de pacientes en función del riesgo. El estudio encontró que en el grupo de menos riesgo sólo el 5% tenía la posibilidad de sufrir una infección. En el grupo de más riesgo la posibilidad de sufrir una infección llegaba al 81%.

En resumen, de los casi mil pacientes estudiados, alrededor del 80% no debería ser tratado con antibióticos. No obstante, como entonces la investigación estaba en curso, sí que se dio antibióticos a todos, ya que era la práctica habitual hasta ahora en estos pacientes más graves.

Explica Rodríguez que hasta el estudio era muy difícil discriminar a qué pacientes se debía dar antibióticos y a cuáles no. A partir de ahora, con estos datos en la mano será más sencillo para los profesionales tomar la decisión y se espera que cada centro decida cómo cambiar sus maneras de actuar en estos casos.

 

Menos resistencias

El especialista considera que conocer esta información permitirá, por una parte, un ahorro importante al sistema sanitario en lo que se refiere al gasto en medicamentos, pero, sobre todo, evitará que muchos pacientes desarrollen resistencias, una de las consecuencia del uso indiscriminado de estos fármacos.

Además de la publicación en la revista británica, la investigación ya había obtenido el año pasado el premio como mejor comunicación en el congreso nacional de Medicina Intensiva.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También