Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Anillo Mediterráneo tiene mil usuarios al día pese a abrir a medio gas

El Ayuntamiento calcula que el complejo genera este año un impacto de 2,7 millones. Falta la Ciutat Esportiva del Nàstic, la gestión del Palau, usar el lago, el campo de rugby y el velódromo

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del complejo deportivo Campclar, de 28 hectáreas. FOTO: Pere Ferré

Imagen del complejo deportivo Campclar, de 28 hectáreas. FOTO: Pere Ferré

Pese a abrir solo a medio gas, el Anillo deportivo de Campclar alberga cada día a mil usuarios en sus instalaciones y ha generado un impacto económico de 2,7 millones de euros a lo largo del último año. Así lo indican las cifras que ha facilitado el Patronat Municipal d’Esports al Diari, cuando justo mañana se cumple un año de la ceremonia de clausura de los Juegos del Mediterráneo. 

365 días después de la cita deportiva, el complejo –de 28 hectáreas de superficie y que supuso una inversión económica de 37,5 millones de euros– tiene abierto a la ciudadanía el gimnasio, la piscina cubierta y el pabellón polideportivo, así como el estadio de Atletismo Natalia Rodríguez y la piscina Silvia Fontana.

«Nuestro objetivo es que el Ayuntamiento gestione el Palau d’Esports en septiembre», explica Gerard Figueras, Secretari General de l’Esport

Según el organismo municipal, durante el pasado mes de abril pasaron por el Anillo 25.432 personas en los 25 días que estuvo abierto. 15.821 utilizaron el gimnasio y la piscina, una instalación que contó con una inversión de 1,3 millones para los Juegos. Asimismo, 5.413 usaron el estadio de atletismo, que en 2016 se levantó de nuevo con una inyección económica de 2,5 millones. En este equipamiento cada día entrenan los 250 atletas del Club Atletisme Tarragona.

«Estamos muy bien aquí, pero tampoco hemos notado un incremento de deportistas. Creo que debe potenciarse el uso más ciudadano», indica el presidente de la entidad, Joan Bardina. 

14 pruebas en Ponent

El evento deportivo del año pasado hizo posible la construcción por 2,5 millones de euros de la piscina olímpica de 50 metros Silvia Fontana, que desde el pasado 3 de junio es utilizada por un centenar de nadadores del Club Natació Tarraco (CNT). «Para nosotros es un paso importante que, además, nos permite organizar competiciones de nivel», afirma el presidente del Tarraco, Josep Maria Claver, quien resalta que el reto es «abrir la instalación al resto de clubes de la provincia». 

1.200 jugadores más de diferentes deportes podrían usar el Anillo si estuviera a pleno rendimiento. 600 serían del Nàstic, 450 entre el CBT y ADT y unos 200 del rugby. En total, el número de usuarios subiría casi hasta los 2.500 diarios. 

Hasta la fecha, las renovadas instalaciones de Ponent ya han albergado o tienen confirmadas un total de 14 competiciones, con unos 29.550 participantes y acompañantes, generando los 2,7 millones de actividad económica. De momento, la Marató y la Mitja Marató han sido las competiciones con una mayor repercusión de las que se han realizado, con 350.000 y 375.000 euros de impacto, y entre 3.750 y 6.250 deportistas. Este verano, el recinto contará con varias competiciones de alto nivel.

Negociaciones abiertas

Pese a todo ello, lo cierto es que el complejo aún tiene varias asignaturas pendientes, que en su conjunto podrían albergar a más de 1.200 deportistas diarios. Sin lugar a dudas, el gran déficit es el traspaso de la gestión del Palau d’Esports a manos municipales. El emplazamiento, que costó 17,4 millones, es titularidad del Govern. «Nuestro objetivo es que el Consistorio pueda gestionarlo en septiembre», afirma el Secretari General de l’Esport, Gerard Figueras, quien reconoce «no entender por qué se tarda tanto en sellar la operación». Desde el Patronat se enfatiza la necesidad de llegar a un acuerdo «para que tenga un uso público y pueda dinamizarse la utilidad comercial para acoger eventos de primer nivel». 

Entre los clubes que podrían usar el pabellón están el CBT y el ADT, que entre los dos suman más de 400 jóvenes. «No nos lo planteamos para los partidos del equipo de EBA, pero sí que nos interesa para los conjuntos de base», afirma el presidente azul, Jacint Rodríguez. Robert Hernández    –del ADT– reclama «el uso inmediato» y una implicación «por proximidad» del club de Ponent «en el futuro del Palau». Asimismo, desde el Handbol Tarragona no se espera que la instalación sirva para el día a día, «pero sí que nos abriría las puertas para organizar torneos», afirma su presidente, Òscar Príncep.  

El Nàstic, en ‘stand by’

Otro de los puntos de inflexión será cuando el Nàstic pueda mudarse a Campclar. «Tenemos previsto hacer una inversión de tres millones en la Ciutat Esportiva para que acoja los entrenamientos del primer equipo y a los 600 jóvenes de nuestro fútbol base», afirma el presidente grana, Josep Maria Andreu. El máximo dirigente lamenta, sin embargo, que el club no dará el paso «hasta que tengamos garantías de que la operación urbanística del Nàstic        –PMU 34– es aprobada». Desde el Consistorio se indica que «estamos a la espera de que el club presente la garantía económica para que sea nombrado, oficialmente, el adjudicatario de la concesión» del espacio público. 

Otro de los retos es el campo de rugby, que no cumple con las condiciones mínimas para el traslado del club de la ciudad, que sigue en la Laboral. «Debe ponerse césped artificial. Somos 200 deportistas, y un campo de césped natural no aguantará», indica el presidente, Andrés Lechuga, quien lamenta que el espacio «solo cuenta con iluminación y porterías». Desde el Ayuntamiento se indica que «la empresa constructora arreglará este verano los déficits», y se recuerda que en el presupuesto hay una partida de 100.000 euros para «módulos de  vestuarios, lavabos y oficinas». En los próximos meses también volverá a abrir el velódromo. 

Asimismo, el entorno cuenta con 3.600 árboles y un lago con un calado máximo de 1,40 metros y un mínimo de 0,70 que cumple la función de depósito de agua. El Consistorio sigue sin dar un uso a toda esta zona verde. Fuentes municipales afirman que la idea es que «el próximo otoño» pueda sacarse a licitación el servicio de embarcaciones, un hecho que irá de la mano con la apertura de chiringuitos, bares y terrazas para dinamizar el entorno.

Temas

Comentarios

Lea También