Más de Tarragona

El Arzobispado de TGN suspende durante un año al cura acusado de abuso sexual

El caso de Manuel M. Fuentes salía a la luz el pasado mes de febrero, aunque los hechos se remontan a hace 20 años, cuando el religioso era rector del Monestir de Santes Creus

Diari de Tarragona

Whatsapp
Mosén Manuel Fuentes, en una imagen de archivo. FOTO: Pere Ferré/DT

Mosén Manuel Fuentes, en una imagen de archivo. FOTO: Pere Ferré/DT

El Arzobispado de Tarragona suspende de responsabilidades religiosas durante un periodo de un año al cura Manuel Fuentes, acusado de un presunto delito de abusos sexuales. El caso salía a la luz el pasado mes de febrero y ahora, el arzobispo de Tarragona, Joan Planellas, ha impuesto, de acuerdo con la Santa Sede del Vaticano, una lista de penas para el religioso. 

Fuentes tiene prohibido durante un año el ejercicio público del ministerio presbiteral y de la docencia eclesiástica, además de no tener ni voz ni voto como canónigo en el Capítulo de la Catedral durante los próximos quince años.

Finalmente, el Arzobispado le prohibe ejercer cualquier responsabilidad pastoral en una parroquia o organismos diocesano. En este sentido, solo podrá ser nombrado adscrito en una parroquia con la prohibición expresa de estar con menores de edad sin la presencia de un adulto. 

El caso de Manuel Fuentes, cura de la Selva del Camp y director del Arxiu Històric de l'Arquebisbat de Tarragona, llegó al arzobispo en diciembre de 2020, aunque los hechos habrían pasado hace 20 años.

Fue entonces cuando Planellas y su equipo activaron el protocolo de actuación. Después de una primera investigación, en febrero, el arzobispo trasladó el caso a la Fiscalía de Tarragona, quien confirmó enseguida que abriría una investigación. 

Según las primera informaciones del caso, hay constancia de dos víctimas: un chico de 18 años y un menor de 17, ambas son hijos de familias cercanas al rector.

Uno de los casos habría pasado en el Monestir de Santes Creus, cuando Fuentes era rector. El cura habría invitado a cenar al chico y, al terminar, durmieron en la misma cama. Según la víctima, Fuentes presuntamente se masturbó estando a su lado. Al día siguiente, el cura le pidió no contarlo a nadie. 

Según recogía el pasado mes de febrero el diari Ara, la victima de este presunto delito de abusos sexuales se lo explicó a su pareja, a un amigo y a los padres, que se entrevistaron con el arzobispo de entonces, Lluís Martínez Sistach, que se limitó a pedir que rezaran (sin abrir ninguna investigación interna). 

Condena absoluta

Como ya se manifestó en un comunicado enviado por el arzobispo el pasado mes de febrero, la institución religiosa aseguró tener "la firme voluntad de evitar cualquier tipo de impunidad" y consideró necesario pedir a la Santa Sede que se levante la prescripción canónica. 

Al mismo tiempo, el arzobispo Planellas invita a Fuentes a ponderar su comportamiento y a "asumir el firme propósito de llevar una vida de acuerdo con la dignidad que le corresponde". Planellas considera que esta es la manera más oportuna de pedir perdón a la víctima. 

El Arzobispado de Tarragona reafirma en un comunicado su condena delante todo abuso sexual, de poder y de consciencia, "especialmente cuando este sea cometido por un religioso contra un menor", dice el documento. Planellas invita a denunciar estos hechos a las autoridades civiles y a la Comissió de Prevenció dels Abusos de l'Arquebisbat.

Temas

Comentarios

Lea También