Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de TGN ultima un plan de choque para evitar los números rojos

El gobierno municipal busca fórmulas para ahorrar ante el ‘tsunami’ económico que supone la crisis de la Covid-19, que ya ha costado seis millones a las arcas de la Plaça de la Font

Octavi Saumell

Whatsapp
Desde marzo, el consistorio ha visto como se han reducido drásticamente los ingresos. FOTO: PERE FERRÉ

Desde marzo, el consistorio ha visto como se han reducido drásticamente los ingresos. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Tarragona pondrá en marcha este mes de julio un plan urgente de contención del gasto para frenar las consecuencias económicas que supondrá la crisis sanitaria del coronavirus. Según ha podido saber el Diari, el área de Serveis Centrals ultima un paquete inmediato de medidas para superar la pandemia y «evitar los números rojos a final de año», un hecho que permitiría seguir contando con el acceso al crédito bancario.

Según indica el concejal de Hisenda, Jordi Fortuny (ERC), las medidas aplicadas y la reducción de ingresos desde marzo ya han supuesto más de 6 millones de euros para las arcas municipales, una cifra que podría compensarse en caso de que la administración local pudiera contar con los 6,2 millones de euros de superávit de tesorería de 2019. Pese a ello, hasta la fecha el Gobierno central solo ha accedido a poder usar el 20% –1,2 millones–, por lo que los técnicos de la Plaça de la Font están buscando alternativas para bajar el gasto hasta final de año.

Una de las principales vías en las que el consistorio ve opciones de poder ahorrar más es en el servicio de la basura, donde hasta la fecha el gasto previsto ya se ha bajado en 200.000 euros, mientras que también se ha rebajado la factura de envíos a la incineradora en 100.000 euros.

«Nos apretamos el cinturón para garantizar el 100% de los servicios públicos», afirma el segundo teniente de alcalde, quien añade que «estamos pendientes de conocer el cierre económico del primer semestre del año para presentar el paquete de acciones».

Entre los principales gastos que ha asumido el consistorio por la Covid-19 destacan los 900.000 euros en EPIs, así como los 1,2 millones en Serveis Socials y las ayudas al sector del comercio (700.000 euros) y la Cultura (100.000), así como las aportaciones a los propietarios que renegocien los alquileres de locales.

Otro de los problemas es que no se está cumpliendo el ingreso previsto en la plusvalía. «La recaudación está al 50% de lo calculado para el primer semestre, ya que hemos estado la mitad del tiempo paralizados», indica Fortuny. La afectación de este tributo es de 1,5 millones de euros. Asimismo, este año el Ayuntamiento aún no cobrará nada por el aumento del 50% del IBI de los pisos vacíos, ya que este gravamen se empezará a ejecutar sobre la situación que haya el 31 de diciembre.

Temas

Comentarios

Lea También