Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Tarragona desencalla el hotel de Mas d’en Sorder

Se está modificando la agenda del POUM para avanzar este proyecto que contempla también una urbanización de más de 200 viviendas cerca del campo de golf Costa Dorada

Núria Riu

Whatsapp
Vista del Mas d’en Sorder, con su cúpula principal que otorga identidad a un inmueble abandonado desde hace muchos años.  Foto: Lluís Milián

Vista del Mas d’en Sorder, con su cúpula principal que otorga identidad a un inmueble abandonado desde hace muchos años. Foto: Lluís Milián

El proyecto de recuperación de Mas d’en Sorder y su rehabilitación como hotel de lujo vuelve a estar encima de la mesa. Esta vieja iniciativa, que se impulsó en el año 1999, y que quería habilitar un hotel de cinco estrellas en este espacio, podría ver la luz tras las gestiones realizadas en los últimos meses por parte de los promotores.

Por el momento ya se ha impulsado una modificación puntual del POUM para desencallar la urbanización del Pla Parcial 43, el cual contempla una superficie hotelera y una urbanización de más de 200 viviendas en este entorno.

En concreto, los trámites se reiniciaron cuando la sociedad Mas Maneguet presentó en noviembre de 2015 la documentación correspondiente para impulsar el cambio del plan general, que preveía su desarrollo en el tercer sexenio y que ahora quiere avanzarse para que se materialice en el primero

Tras aprobarse en la sesión plenaria del 17 de noviembre, ahora está pendiente de obtener luz verde por parte de la Comisió d’Urbanisme e iniciar los trámites de la aprobación del plan parcial. Así lo certifica el concejal de Territori del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà, quien asegura que, según el calendario previsto, «el año que viene podrían empezar los trabajos de urbanización».

El proyecto contempla una superficie discontinua de unas 47 hectáreas de terreno, tocando al Camp de Golf Costa Dorada. En concreto, hay una parte de los terrenos que quedan en el norte de las instalaciones deportivas y allí se prevé la parte residencial. En total se ha previsto la construcción de 237 viviendas, en inmuebles de planta baja más dos pisos.

Se transformará en un hotel de alto standing

El segundo sector está en el sur del campo de golf. Allí se encuentra Mas d’en Sorder, que a pesar de su valor arquitectónico está cerrado, y que se transformará en un hotel de alto standing. «Está previsto que en la antigua masía se ubique la recepción y el restaurante, y en los inmuebles contiguos, las habitaciones», dice Milà. 

En el proyecto se determina que la zona hotelera ocupará un máximo de 8.000 metros cuadrados de techo y que la restauración va a hacerse «conforme indiquen en su momento los servicios de Patrimoni Cultural de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Tarragona». Y es que las edificiaciones están catalogadas como Bé d’Interés Cultural Nacional y Bé Cultural d’Interés Local.

Los promotores, en todo caso, arreglarán el espacio y lo pondrán a disposición de un operador para que pueda hacerse cargo de la gestión de un negocio que puede verse empujado por la actividad golfista y el proyecto de turismo deportivo que quiere ponerse en marcha en la ciudad a partir de los Juegos Mediterráneos.

Cambios en el campo de golf
De hecho, el proyecto ya ha iniciado su andadura ya que se ha modificado el campo de golf, con la construcción de cinco nuevos hoyos que, en un futuro, permitirán la desconexión del espacio necesario para el desarrollo de este plan parcial. Las nuevas instalaciones se ponían en funcionamiento a finales del año pasado.

Los terrenos son propiedad de Mas Maneguet y el Arquebisbat de Tarragona

La empresa Mas Maneguet, cuyos representantes son Jaume Miquel Voltes y Salvador Guardiola, dispone de más del 80% del suelo, mientras que el Arquebisbat de Tarragona también participa de la iniciativa con un 15%.

Temas

Comentarios

Lea También