El Ayuntamiento de Tarragona insta a los ciudadanos a denunciar el incivismo en las terrazas

La administración local va a aplicar mano dura y asegura que obligará a cerrar estos espacios a partir del segundo aviso. Por el momento, no se ha registrado ningún caso

Núria Riu

Whatsapp
El Ayuntamiento de Tarragona quiere evitar que se produzcan aglomeraciones en las terrazas.  FOTO: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona quiere evitar que se produzcan aglomeraciones en las terrazas. FOTO: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona no quiere permitir las situaciones en las que no se respeten las distancias de seguridad en las terrazas. Para ello, insta a los ciudadanos a denunciar aquellos establecimientos en los que no se cumpla con la recomendaciones sanitarias para evitar la propagación de la Covid-19. «Tenemos un problema con el que deberemos convivir un tiempo, de forma que cada uno de nosotros debemos ser guardianes de nuestra salud. Si alguna cosa no nos gusta tenemos que decirla», afirmó la concejal de Domini Públic, Cinta Pastó.

La edil republicana hacía ayer su primera comparecencia de prensa tras asumir el cargo, el pasado 24 de julio, después de la renuncia de Laura Castel. Además del Àrea de Turisme, Pastó es la nueva responsable de Domini Públic, unas competencias que anteriormente tenía Paula Varas. El relevo se produce en un momento en el que el Ayuntamiento ha hecho público el nuevo decreto sobre terrazas. La serrallense defendió que «no habrá impedimentos para reunirnos». No obstante, afirmó que «si un vecino tiene un problema, debe denunciarlo». «Casi todo el mundo tiene un smartphone, así que haga la foto, y que salga el nombre del local», añadía.

«Cada uno de nosotros debemos ser guardianes de nuestra salud. Si alguna cosa no nos gusta tenemos que decirla»

Pastó emplazó a los vecinos que sufran problemas de convivencia debido a la ocupación de la vía pública a llamar a la Guàrdia Urbana o a denunciarlo a través de la aplicación Epp! Asimismo, defendió que no se está promoviendo que los ciudadanos realicen el trabajo de los agentes. «No podemos poner policía en toda la ciudad. La vigilancia está garantizada, pero no tan solo debemos tener agentes con uniforme, sino que los vigilantes somos cada uno de nosotros y lo que estoy reclamando es que la gente debe ser lo suficientemente inteligente para preservar su seguridad», justificó.

A la segunda, fuera

Desde la administración local no se van a tolerar los comportamientos que pongan el peligro a la ciudadanía. Y esto pasa por la limpieza de manos, preservar la distancia de seguridad y el uso de la mascarilla. En este sentido, los establecimientos que no lo faciliten recibirán una primera advertencia en forma de sanción. «A la segunda, la terraza se irá fuera», siguió explicando Pastó. Por el momento, no se ha tenido que llegar a este extremo ya que no se ha detectado ningún local que incumpla de forma reiterada.

«La vigilancia está garantizada, pero no tan solo debemos tener agentes con uniforme»

El nuevo decreto de medidas impulsadas por el Ayuntamiento de Tarragona estará en vigor hasta el 30 de septiembre, esto se incluye las fiestas de Sant Magí y Santa Tecla. La normativa establece un horario común, de forma que los establecimientos de la ciudad podrán mantener las mesas y sillas hasta la una de la madrugada de domingo a jueves y hasta las dos los viernes, sábados y vigilias de festivos.

Esto responde a una demanda de los establecimientos, que exigían poder cumplir con los mismos horarios que los bares de la Plaça de la Font.

«Más restrictiva»

Asimismo, se permiten las actuaciones musicales en horarios limitados. Pese a que esta posibilidad ha despertado algunas quejas entre los vecinos, Pastó defendió que el decreto «es más restrictivo incluso que el anterior». «No son medidas laxas», decía la concejal de ERC, quien apuntó que «los primeros que deben velar son los propietarios de los locales».

El nuevo decreto servirá como banco de pruebas, mientras siguen los trabajos para la redacción de la nueva ordenanza de regulación de las terrazas. Una regulación que, en un primer momento, estaba previsto que entrara en vigor este verano. Sin embargo, el Ayuntamiento ha tenido que aplazarlo a causa de la pandemia. Pese a ello, su tramitación sigue adelante y, en este sentido, el Consistorio defiende que este debe ser un debate «participativo» en el que «debemos trabajar todos de forma conjunta para obtener un consenso entre todas las partes que están implicadas, como el sector de la hostelería, los vecinos y las diferentes áreas del Ayuntamiento». 

La responsable de Espais Públics también quiso responder a las criticas del colectivo del ocio nocturno, que no está de acuerdo con las medidas adoptadas por el Ayuntamiento. «La concejalía está abierta a todo el mundo, pero si hay una asociación que no nos ha venido a hablar, ellos también deben hacer su trabajo», concluyó.

Temas

Comentarios

Lea También