Suspendido el decreto para echar a los gatos de las calles de Tarragona

Abrirá un proceso participativo para llegar a un consenso con entidades y vecinos

Norían Muñoz

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

El Ayuntamiento de Tarragona ha decidido suspender la ejecución del decreto en el que se fijaban los criterios para autorizar las colonias de gatos callejeros en la ciudad.

El decreto había sido ampliamente rechazado por las entidades animalistas al entender que los supuestos que establecía para poder autorizar una colonia eran tan restrictivos que un 90% de los grupos de animales quedarían excluidos.

El decreto establecía que no podían estar a menos de 100 metros de un centro educativo, un centro sanitario, un hospital geriátrico o contenedores de basura. Además, debían estar a más de 200 metros de parques infantiles, pipicanes y playas.

Buscar el consenso

Francesc Roca, concejal encargado de explicar la decisión, anunció que la semana próxima se abrirá un periodo de consultas para que los colectivos y personas interesadas puedan expresar sus puntos de vista con miras a conseguir el mayor consenso posible.

Roca insistió en que el Ayuntamiento nunca ha tenido la voluntad de reducir la población de gatos, sino de ordenar su presencia y hacerla compatible con el resto de usos del espacio público.

En un comunicado se apuntó que «desde hace meses se trabaja para mejorar las condiciones tanto de las colonias de gatos como de las personas que periódicamente los alimentan y lograr la mejor convivencia ciudadana». 

También se apuntaba que «el consistorio tiene muy presentes las peticiones y la tarea de las entidades animalistas, pero también tiene en cuenta las quejas expresadas por un sector de la ciudadanía por posibles problemas derivados de la situación de los animales. Solo el pasado 2018, al Departamento de Salud Pública llegaron una treintena de denuncias relacionadas con los problemas de salubridad, entre otros, que causan las colonias cuando su ubicación no es adecuada».

Fuentes municipales apuntan que algunas de las medidas del decreto intentan dar respuesta a situaciones que ya se han presentado. La limitación de la distancia con parques infantiles tiene que ver con que en algunas zonas de juego se han encontrado excrementos de estos animales.

Igualmente se han presentado problemas de salubridad en contenedores de basura, y también de seguridad en las colonias que están en las rotondas. En este último caso, apuntan, la situación no sólo es peligrosa para los animales y para los conductores, sino para los alimentadores, porque estos sitios son de difícil acceso.

Desde las entidades animalistas, por su parte, piden que el decreto, en vez de suspenderse, se derogue y se redacte uno nuevo porque temen que pueda ponerse en marcha en cualquier momento. 

TGN tiene veterinario

Consultada al respecto, la presidenta del Col·legi de Veterinaris de Tarragona, Cori Escoda, expresó que el control de las colonias de gatos depende de los ayuntamientos y es fundamental la coordinación entre todos los implicados, es decir, el propio ayuntamiento, los veterinarios y las entidades que se ocupan de las colonias «porque todos son necesarios». Recordó que Tarragona es uno de los pocos municipios con un veterinario en plantilla.

Temas

Comentarios