Más de Tarragona

Tarragona Ciudadanía

El Barri de Maria Cristina de TGN recupera sus fiestas con un escape room

Entre las actividades destaca un escape room enmarcado en la historia de la zona

CRISTINA ARTACHO

Whatsapp
Sara y Sofía, las primeras en probar  el escape room. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Sara y Sofía, las primeras en probar el escape room. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un despacho abandonado. Una funcionaria con prisa por coger un avión. Un cáliz perdido. Esta situación es la que se planteó ayer en el barrio de Maria Cristina, que después de un año de parón, recuperaba sus fiestas, incluyendo un escape room como atracción principal.

«Faltan solo 45 minutos para que el Ayuntamiento vacíe el despacho», afirma una voluntaria en el papel de funcionaria. «Yo tengo mucha prisa, tengo que coger un avión, pero tenéis este tiempo para rebuscar por aquí, a ver si encontráis algo», añade. Así empezó el juego, y Sara y Sofía, hermanas, fueron las primeras en probarlo. Una vez adentradas en la sala, empezaron rebuscando por la habitación. Cartas, posavasos, llaves, candados... ¿Por dónde empezar?

El punto de partida era la carta de un historiador, que les indicaba los pasos a seguir. Rápidamente encontraron la primera pista, una Biblia, donde tuvieron que buscar diferentes fragmentos, guiadas por unas cartas. En cada uno encontraron una letra, y las ordenaron según las fechas de las cartas. Finalmente, formaron la palabra ‘María’, que les permitió abrir uno de los muchos candados de la habitación. Este es uno de los muchos enigmas que Sara y Sofía tuvieron que resolver, llevándolas finalmente a superar el escape room y encontrar el ansiado cáliz.

El escape room estaba enmarcado dentro de la historia del barrio, y en él aparecen sus personajes, que dan nombre a sus calles: Maria Cristina, Hernández Sanahuja, López Peláez y Rovira i Virgili. Son estos personajes los que van dando pistas a los jugadores.

La Asociación de Vecinos del Barri Maria Cristina contó con la ayuda de la empresa GamLab para desarrollar el escape room. «Se adaptaron para usar las cosas que ya teníamos», afirma la presidenta de la asociación, Maria del Carme Soler. «Yo misma probé el escape room junto a los voluntarios, y después nos los explicaron», dice, añadiendo que se lo pasó genial. Las hermanas Sara y Sofía se suman a ella. «Era mi primera vez en un escape room y lo he disfrutado mucho», dice Sofía.

Las Fiestas de Maria Cristina

Aunque es lo que llama más la atención, el escape room fue solo una de las actividades que propuso la Asociación ayer en el barrio. Soler, la presidenta, dice que «nos tenemos que reinventar», y con esa premisa se les ocurrió el escape room. «Para llamar la atención hay que combinar lo clásico con la innovación», apunta.

Sobre el hecho de haber celebrado las fiestas, Soler señala que «lo decidimos a última hora». Pidieron a l’Ajuntament un Protocolo Covid, que les permitiera seguir como se deben todas las medidas de seguridad. Para todos los actos fue necesario inscribirse previamente, y las plazas eran muy limitadas. La presidenta se muestra contenta con el recibimiento de los vecinos del barrio.

Más allá del escape room, ayer también se entregó el premio Josep Maria Salvador i Urpí a las entidades sanitarias del barrio, como muestra de agradecimiento por el trabajo hecho durante la pandemia. Los vecinos, además, pudieron disfrutar, entre otros, de una gincana familiar o de una visita por las fuentes de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También