Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CAP La Canonja abrirá puertas antes del mes de abril

El alcalde del municipio, Roc Muñoz, confía en el compromiso de la Generalitat, aunque avisa que si «en 10 o 15 días no ha habido movimiento, empezaremos a preocuparnos»

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen del pasado noviembre, cuando los vecinos salieron a protestar delante del CAP. FOTO: Pere Ferré

Imagen del pasado noviembre, cuando los vecinos salieron a protestar delante del CAP. FOTO: Pere Ferré

El Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya confirma al Diari que antes de terminar el mes de marzo, el CAP La Canonja estará operativo. La noticia llega después de casi diez meses con el ambulatorio construido y listo para entrar en funcionamiento. El problema es que la administración autonómica no tiene dinero para comprar los muebles necesarios. El pasado mes de noviembre, más de 300 vecinos del municipio salieron a protestar por la demora. 

Desde el Ayuntamiento de La Canonja, su alcalde, Roc Muñoz, lo tiene claro: «Nosotros confiamos en la palabra de la Generalitat. Nos han dicho que el CAP estará listo antes de acabar el primer trimestre de 2019. Pero si de aquí a diez o quince días no hay movimiento en el equipamiento, empezaremos a preocuparnos». Muñoz añade que «será entonces cuando daremos los pasos necesarios. Nos pidieron un tiempo y se lo estamos dando». El alcalde no descarta volver a movilizarse en caso de que la Generalitat no cumpla con lo prometido. 

La Canonja tiene unos seis mil habitantes y, desde hace 40 años,  los enfermos deben acudir a un pequeño consultorio médico ubicado en la avenida Manuel Carrasco i Formiguera. No hay servicio de urgencias y, por las tardes de verano y los fines de semana, el consultorio permanece cerrado. Esto implica que algunos vecinos deben desplazarse hasta el ambulatorio de Bonavista para ser atendidos. Teniendo en cuenta que gran parte de la población son personas mayores, la dificultad de traslado aumenta. Además, el consultorio se encuentra en mal estado. Está lleno de goteras. 

Después de años de reivindicación, La Canonja consiguió que la Generalitat construyera un nuevo CAP en un terreno municipal. Hace unos 10 meses acabaron las obras, pero faltan las mesas de los despachos y las sillas de las salas de espera, entre otros. El alcalde del municipio ha asegurado, en varias ocasiones, que desde la Generalitat le han informado de que el motivo del retraso es que no había dinero para comprar el mobiliario. Estarían hablando de 50.000 euros, asegura Muñoz, quien ha ofrecido al gobierno avanzar el dinero. Pero la opción ha sido rechazada. Ahora, tanto vecinos como consistorio, ya han empezado la cuenta atrás. Por el momento, no hay ni un movimiento aparente en el lugar.

Temas

Comentarios