Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El IRPF y el 'phishing' entran en las escuelas con la educación financiera

Estudiantes de cuarto de ESO se preparan para no caer en los mismos errores de la crisis

Núria Riu

Whatsapp
El taller de educación financiera se trasladó esta semana al instituto Tarragona. Foto: Lluís Milián

El taller de educación financiera se trasladó esta semana al instituto Tarragona. Foto: Lluís Milián

¿Cuál es tipo máximo de IRPF en Catalunya? Muchos adultos pasarían apuros para responderlo, como también hay quien se quedaría en blanco si le preguntaran el porcentaje del salario que va a la Seguridad Social o cómo se tiene que actuar para hacer una reclamación de la tarjeta de crédito.

Las finanzas están en nuestro día a día. Y los adolescentes están más preparados de lo que algunos pueden imaginarse para comprender de qué les hablan cuando escuchan las noticias o las conversaciones en casa. «Antes no tenía ni idea de lo que me estaban hablando. Ahora sí, porque lo damos en economía», afirma Jonas Aguilera, de 16 años. Es uno de los jóvenes de cuarto de ESO del instituto Tarragona que ha acudido a uno de los talleres de educación financiera que organiza el Institut d’Estudis Financers (IEF).

En este caso, el taller lo imparte Ana María Celestino, trabajadora de la Caixa y voluntaria del programa que imparte este organismo desde hace cinco años. «Siempre me ha sorprendido mucho porque pensamos que los jóvenes de ahora son apáticos y no quieren aprender. Evidentemente que cada instituto y cada clase es un mundo, pero en general el nivel es muy alto y siempre te hacen reflexionar», asegura Celestino.

En esta ocasión, la sesión es sobre dudas cotidianas que tiene Jaume, un joven de 18 años, que se encuentra con situaciones que llevó a los estudiantes a hablar de temas como el fraude. Fue uno de los puntos más controvertidos. Y es que cuando les preguntan qué harían si al llegar a casa se dieran cuenta de que les han devuelto mal el cambio, y que encima les sale a favor, los jóvenes lo tienen claro. «Depende del negocio. Si es pequeño es feo, porque ya pagan muchos impuestos, pero si estamos hablando de una gran cadena, ya ganan mucho dinero», argumentaron.

Asmae Benemar es otra de las alumnas. En su caso, la parte más interesante fue la de la nómina. «Falta poco para que entremos al mercado laboral, por lo que creo que es muy importante que sepamos diferenciar qué es salario neto y qué es bruto porque pueden engañarte en cualquier momento», argumentó.

Modelo escocés

Los talleres de educación financiera comenzaron hace cinco años entre los alumnos de cuarto de ESO y Bachillerato. «Detectamos una buena práctica en Escocia y, siguiendo su modelo, se hizo una primera prueba con 700 estudiantes», explica el director de Educació Financera del IEF, Jordi Martínez.

El año siguiente se decidió centrarlo entre los estudiantes del último curso de la ESO. Un comité asesor con profesores de la escuela pública y concertada, además de Ensenyament y el IEF, diseñaron unos contenidos que se revisan sistemáticamente cada año de acuerdo con las aportaciones del comité asesor y las recomendaciones del informe de la OCDE.

El programa ha incrementado su difusión año tras año. Tan solo en 2016 cerca de 18.500 alumnos participaron en unas sesiones que solicitan voluntariamente los centros. Los institutos de la demarcación de Tarragona inscritos fueron 44, cifra que este curso, cuando aún pueden solicitarse, ya llega a cincuenta.

Voluntarios financieros

El ahorro, la gestión de un presupuesto personal y endeudarse con conocimiento son algunos de los contenidos que se están impartiendo en estos momentos. «El objetivo es que todos aprendamos para no repetir los mismos errores», explicó Ana María Celestino. Como ella, otros 736 voluntarios en Catalunya han recibido la formación para impartir estas sesiones. Todos ellos tienen experiencia en el ámbito económico. Ya sea como empleados de entidades financieras que colaboran en la inicativa o porque trabajan en una empresa de auditoria, la Agència Tributària de Catalunya o son voluntarios del Col·legi d’Economistes de Catalunya.

De cara a futuras ediciones, Jordi Martínez considera que sería interesante estudiar la posibilidad de introducir un nuevo bloque centrado en las finanzas y las nuevas tecnologías.

Son la generación millenial. La tecnología forma parte del modo de vida de unos jóvenes que pisarán en muy pocas ocasiones la oficina de un banco y a los que la filosofía del ahorro les sonará a chino cuando encuentren su primer trabajo. «Lo importante es que les demos las herramientas y que se familiaricen», argumenta Martínez.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También