Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Mercat de Santa Rita de TGN da una segunda oportunidad a los objetos

Se celebró durante todo el día de ayer en el espacio Santa Teca, en la Part Alta

Núria Riu

Whatsapp
El Mercat de Santa Rita se celebró el el espai Santa Teca, en el Col·legi d’Arquitectes.  FOTO: Pere Ferré

El Mercat de Santa Rita se celebró el el espai Santa Teca, en el Col·legi d’Arquitectes. FOTO: Pere Ferré

Los dos primeros intentos tuvieron que suspenderse por la lluvia. Sin embargo, a la tercera va a la vencida, y ayer el bochorno acompañó al Mercat de Santa Rita, que se celebró a lo largo de todo el día en el espacio Santa Teca.

Vicky Zaplana y Saray Cosano son dos de las paradistas que participaron. Vendían principalmente ropa de niño y juguetes a precios irrisorios, entre uno y dos euros. «Son donaciones de objetos que ya no se utilizan y vendemos a un precio simbólico», decía Zaplana.

Vicky y Sara colaboran en varios mercados de segunda mano. El año pasado, con el dinero recogido, colaboraron con la Casa d’Acollida de Santa Oliva, comprando regalos para la Navidad. Este año, entregarán una parte de los fondos a la organización de lucha contra el cáncer infantil.

Berna Rios es el responsable Santa Teca. El espacio tiene ahora una tienda que quiere ser una plataforma de los productos locales. Disponen de un área dinamizadora en la que en esta ocasión se celebraba el mercado. «Es la cultura de aprovechar las cosas en lugar de tirarlas», decía.

Las organizadoras de evento en esta ocasión son Gemma Hierro e Irene Rubio. La iniciativa surgió hace unos años y ahora intentan recuperarla. «Nos motiva la idea de que se reutilicen las cosas que ya no tienen un sentido», decía Hierro.

A partir de ahí, cada uno de los participantes decide si además le da esta finalidad social que para algunos de los participantes es la razón de ser. Ropa, discos, libros, zapatos y juguetes infantiles fueron algunos de los objetos que podían comprarse a un precio módico en este recinto del Col·legi d’Arquitectes, que ahora también es un dinamizador de actividades en la Part Alta.

Temas

Comentarios

Lea También