Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El absentismo laboral crece un 17% en la provincia en lo que va de año

Regresa el absentismo al tiempo en que suben los afiliados a la Seguridad Social. Lunes y martes son los días con más bajas

Raúl Cosano

Whatsapp
Una consulta en un centro de atención primaria de Reus.  Foto: Pere Ferré

Una consulta en un centro de atención primaria de Reus. Foto: Pere Ferré

Es otro indicativo de la recuperación económica: el regreso del absentismo laboral, después de  unos años de retroceso que han coincidido con la crisis. Varios estudios indican que los niveles de absentismo han vuelto a las tasas previas a la gran recesión económica. En los últimos meses las bajas laborales por enfermedad común han crecido un 17,21% en la provincia, en relación a 2016. Es lo que se desgrana del II Observatori d’absentisme de Catalunya, realizado por la mutua Asepeyo entre 82.000 empresas y 650.000 trabajadores. 

En Tarragona el perfil predominante del empleado absentista corresponde al de una mujer, de 31 a 40 años y con menos de tres años de antigüedad en la compañía. El estudio destaca a las patologías traumatológicas como la causa más frecuente de baja médica en la provincia. 

Dentro de ellas, la más común es la vinculada con la zona lumbar (el 13% de los casos). Arroja una media de 59 días de baja al año. La segunda posición es para las dolencias psicológicas, con una incidencia del 10% pero  con un tiempo de baja más prolongado, hasta alcanzar los 79 días. 

Huesos, gripe, esguinces...
Las enfermedades ligadas a huesos y articulaciones, la gripe, las dolencias del aparato digestivo o las fracturas y esguinces también forman parte de las patologías más comunes según el balance. 

Los días de la semana con más incidencia en bajas son los lunes y los martes, con casi la mitad de los casos. Más del 42% de los periodos de incapacidad tienen una duración inferior a los tres días. Alrededor de un 56% de las bajas corresponden a personal que lleva menos de tres años en la empresa. Otro dato ilustrador subraya que los trabajadores de más de 60 años son los que menos cogen la baja: un 3,43% de los casos. 

El informe de Asepeyo muestra una comparativa entre el número de afiliados a la Seguridad Social y el de bajas, durante los últimos años. Las trayectorias son paralelas. En 2013 se toca fondo y a partir de ahí se produce un incremento sostenido año tras año. Entre 2015 y 2016, el número de afiliados subió un 3,73%, mientras que el de casos con baja médica se disparó más allá del 15%. 

Tras un importante descenso durante los años más duros de la Gran Recesión –donde la tasa de absentismo pasó del 4,9% en el año 2007 (el último año completo de bonanza económica) hasta el 4,3% y el 4,1% en los años 2012 y 2013, respectivamente–, a partir del último trimestre de 2014 la tasa de absentismo vuelve a repuntar, hasta alcanzar un 4,7% en 2015. Las cifras de 2016 y de lo que llevamos de 2017 apuntan a que podríamos haber vuelto a ese 4,9% de 2007 e, incluso, superarlo hasta situarnos en un 5%.

El concepto de absentismo no deja de estar envuelto en ocasiones en controversia, sobre todo debido a los incrementos de los últimos tiempos. Pese a la dificultad de demostrar la correlación entre la mejoría de la percepción laboral y el incremento del absentismo, hay quien detecta la presencia de fraude. 

Según los datos de Adecco, un 53% de las empresas reconoce que hay fraude en la incapacidad temporal (IT), aunque añaden que no llega a un 10% de los trabajadores quienes participan de ese fraude. Algunos analistas sostienen que al menos un 10% del absentismo es injustificado. También constatan que el fraude había desaparecido mucho en los últimos años, en parte por el miedo a perder el empleo debido a la inestabilidad.

Temas

Comentarios

Lea También