Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El alcalde dijo en 2007 que el asfalto de la Rambla era 'provisional'

Ballesteros afirmó entonces que el pavimento se quitaría cuando los paradistas volvieran a la Plaça Corsini

Octavi Saumell

Whatsapp
El polémico pavimento de la Rambla Nova se colocó en Santa Tecla del año 2007. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El polémico pavimento de la Rambla Nova se colocó en Santa Tecla del año 2007. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Ballesteros vuelve a apuntarse al donde dije digo, digo Diego. El alcalde de Tarragona anunció el pasado martes, contra todo pronóstico, que –a lo largo de 2017– consultará a la ciudadanía sobre una cuestión que, cuando se colocó, era solamente una actuación provisional, como es el pavimento de la Rambla Nova.

Durante la primavera de 2007, el centenar de marchantes que hasta entonces vendía en la Plaça Corsini tuvo que trasladarse a la Rambla Nova, a raíz del inicio de la construcción de la carpa del Mercat.

Pocos meses después, en septiembre de ese mismo año, el equipo de gobierno ya liderado por Josep Fèlix Ballesteros –junto a ERC– decidió pavimentar con un conglomerado de cinco centímetros el tramo central situado entre las calles Cañellas y Adrià debido a los desperfectos que provocaba la presencia de camiones de los paradistas, ya que estos vehículos rompían las baldosas. A consecuencia del mal estado del espacio público también se registraron incidentes de personas mayores y de niños que tropezaban con las baldosas rotas.

Por ello, el gobierno local llevó a cabo una inversión de 57.000 euros que, según declararon en 2007 varios ediles, era sólo «provisional» hasta que los paradistas volvieran a sus orígenes. Así lo afirmó en 2007 el alcalde Ballesteros, quien en una entrevista con el Diari añadió que «soy el primero a quien no le convence, pero estaba cansado de que la gente me dijera que se caía».

Asimismo, el entonces edil de Espais Públics, Xavier Tarrés, remarcó en septiembre de 2007 que «sólo se trata de una solución temporal hasta que el mercadillo cambie de ubicación», ya que «la Rambla Nova debe tener el mismo concepto estético desde el Balcó hasta Joan XXIII». El exedil Antonio Rodríguez también indicó por aquellas fechas que el conglomerado «es sólo algo provisional para evitar que se destrocen más baldosas».

Ahora, sin embargo, el gobierno liderado por los la formación socialista –con PP y Unió– cambia de rumbo y pondrá a votación de los ciudadanos la posibilidad de mantener el actual asfaltado, de modificarlo o de eliminarlo.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También