Más de Tarragona

El barrio más rico de Tarragona es Els Músics y el más pobre, Campclar

Los vecinos de Els Músics perciben de media 24.673€; los de una parte de Campclar, 5.200€

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Renta más alta. 24.673€  La renta más alta de la ciudad y también de la provincia de Tarragona es la del Barri dels Músics. Es una zona eminentemente residencial. Foto: Pere Ferré

Renta más alta. 24.673€ La renta más alta de la ciudad y también de la provincia de Tarragona es la del Barri dels Músics. Es una zona eminentemente residencial. Foto: Pere Ferré

Va mucho más allá del concepto de «barrio rico» o «barrio pobre»; la brecha de la riqueza en Tarragona es una brecha con mayúsculas. Lo dicen los datos de la renta media por persona que ha publicado recientemente el Instituto Nacional de Estadística, INE (aunque los datos corresponden a 2018). En la información, que ofrece detalles por sección censal (las mismas divisiones que se usan para organizar las elecciones) las diferencias son notorias.

En la sección más ‘pobre’ de la ciudad, ubicada en Campclar, en la zona justo al lado de la comisaría de los Mossos, entre las calles Riu Brugent, Riu Ter y Riu Llobregat, la renta media por persona al año es de 5.200 euros. Es la misma zona donde está la plaza de Camarón y que apareció en las noticias porque varios bloques se quedaron durante varios meses sin suministro de gas.Después, en el confinamiento, tuvieron que ser realojados porque tampoco tenían electricidad.

13.433€. Es la renta media por persona en la ciudad de Tarragona (2018). La renta creció un 8,9% en tres años, desde 2015. 

Además de ser la sección con menos ingresos de Tarragona, es también la de menos renta de toda la provincia, por debajo de algunos barrios humildes de Reus o Tortosa. Es, según los datos del INE, parte del 1% de las áreas más pobres de España.

Del otro lado, los vecinos de la sección más próspera de la ciudad, los que viven en el conocido Barri dels Músics y otras viviendas que hay junto a la Via Augusta, ganan de media 24.673€; casi cinco veces más que los vecinos de Campclar.

Esta sección también es la que tiene la renta más alta de toda la demarcación y forma parte del 2% de las zonas más ricas de España.

El mapa, que cruza los datos del censo con los de la Agencia Tributaria, dibuja, además de esta brecha, las grandes diferencias en zonas que están muy próximas. Un ejemplo claro es el barrio de Sant Pere i Sant Pau, donde una sección cercana a la Avinguda Països Catalans aparece coloreada de verde con una renta media de 14.150 €, mientras que la zona más antigua aparece ya en naranja con 9.434 €.

Renta más baja. 5.200€.  La menor renta de la ciudad y de la provincia se encuentra en Camplcar.  En la zona, junto a la comisaría de los Mossos, hay numerosas viviendas de protección oficial. Foto: Pere Ferré

Además de varias secciones de los barrios de Ponent, que aparecen en rojo, destaca una parte del barrio de Sant Salvador, la tercera zona con menos renta.

En cuanto a las zonas con más ingresos, el mapa destaca una zona de la Rambla Nova y sitios donde la vivienda siempre aparece entre las más caras, como la Avinguda de Roma. En el conjunto del municipio la renta media es de 13.433€.

Tratar de estar con los iguales

Pero, ¿cómo se forjan estas diferencias con apenas unos pocos kilómetros de distancia? Àngel Belzunegui, sociólogo, profesor y director de la Cátedra de Inclusión Social de la URV, señala que los datos del INE no le sorprenden. Se llama «segregación residencial» y, según explica, tiene una relación directa con la renta. A más poder adquisitivo mejor residencia y más metros cuadrados por persona.

Señala, además, que vivir en una zona residencial deseable es una forma de significar que nos va bien en la vida; el equivalente de antaño a portar joyas ostentosas o un buen coche.

Aunque no se trata solo de aparentar, la elección de la zona residencial también está marcada por otros aspectos como por ejemplo la escuela a la que irán los hijos o los sitios donde se relacionan socialmente, los clubes a los que acuden... Pero, aclara, elegir dónde se vive es algo que solo pueden hacer quienes tienen medios.

Apunta que la sociedad es cada vez más sensible a la discriminación por etnia o por nacionalidad, pero en el fondo el relacionarse solo con la personas que se presupone tienen un nivel similar de ingresos y estudios, también es un tipo de discriminación que todos normalizamos. «Vemos con toda naturalidad que cada grupo tenga una residencia en una zona determinada, vaya a un mismo colegio o centro de ocio», reflexiona.

Renta más alta Renta más baja
 Barri dels Músics: 24.673€ Campclar I: 5.200 €
Rambla Nova: 22.256€  Campclar II: 5.563€
Av. Roma: 22.219€ Sant Salvador: 6.159€
Via Augusta : 22.116€  La Floresta: 7.239€
Urbs. Llevant: 20.207€ Torreforta: 8.142€

Pero estas diferencias, ¿cómo marcan a quienes viven en las zonas con menos renta? Belzunegui habla de la «teoría de la indefensión aprendida». Señala que los niños, desde muy pequeños, son conscientes de las posibilidades económicas de sus padres y de lo que pueden hacer y lo que no.

Por otra parte, también está demostrado que, a menos renta, menos expectativas sobre los hijos. Hay menos aspiraciones sobre los estudios que pueden realizar o los trabajos que pueden conseguir «y eso es un aprendizaje social», dice, que no tiene relación con las capacidades de cada persona.

Lo que viene tras la Covid-19

Ahora lo que resta por ver es cómo la crisis que ha generado la Covid-19 afectará a las diferentes zonas de la ciudad.

Por lo pronto una encuesta realizada a principios de este año entre el Institut Municipal de Serveis Socials de Tarragona, IMSST, y el departamento de Antropología, filosofía, y trabajo social de la URV sobre el impacto social de la pandemia confirmó grandes diferencias económicas entre las familias tarraconenses.

La encuesta encontró que el 27,5% de las familias disponen de más de 30.000€ de ingresos anuales por núcleo familiar, mientras que el 26,3% de la muestra no llegaba a los 10.900€.

Encontraron, además, que un 27,5% de los encuestados tenía privación severa a la hora de cubrir sus necesidades básicas, mientras que un 19,1% se sitúa en el índice de pobreza económica. Además, el 18,9% se encontraba en situación de pobreza energética.

Temas

Comentarios

Lea También