Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Constantí

El episodio de malos olores del jueves en Constantí llega al Parlament

El PSC ha remitido diez preguntas relativas a las quejas del alcalde sobre supuesta descoordinación en la transmisión de la información

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
El diputado Carles Castillo con el alcalde Òscar Sánchez y el concejal Alfonso Riscos, el jueves. FOTO: DT

El diputado Carles Castillo con el alcalde Òscar Sánchez y el concejal Alfonso Riscos, el jueves. FOTO: DT

El episodio de malos olores que se detectó el pasado jueves en el núcleo urbano de Constantí procedentes de una balsa de la empresa Repsol Petróleo llegará al Parlament. El diputado del Grup Parlamentari Socialista Carles Castillo ha remitido a la Mesa del Parlament un total de diez preguntas. Recoge el malestar del alcalde Òscar Sánchez sobre la supuesta descoordinación por parte de Protecció Civil a la hora de facilitar información. Las cuestiones tienen que ser respondidas por escrito por el titular del Departament d’Interior de la Generalitat, Miquel Buch.

Carles Castillo se reunió el mismo jueves por la noche con el alcalde de Constantí y con el concejal de Seguretat i Protecció Civil i Mobilitat, Alfonso Riscos. Durante el encuentro, Òscar Sánchez expuso sus quejas por la actuación a la hora de recibir información oficial, una circunstancia que ya manifestó al Diari.

«El alcalde estaba preocupado y sorprendido por la situación que se dio, porque tardaron en contestarle y, además, por SMS», comentaba ayer al Diari Castillo. «A nivel institucional estaba dolido». Carles Castillo aseguraba que «siguen actuando igual –en relación a Protecció Civil–, no dando instrucciones claras a la población: a ti te dicen una cosa o por las redes sociales, otra. Esta es la preocupación».

Los diez escritos, que tienen fecha de registro de ayer, comienzan de la misma manera: «A primera hora de la mañana del día 20 de febrero se detecta la presencia de malos olores en el municipio de Constantí, y se realiza una llamada desde el Ayuntamiento al 112 para conocer el alcance de la cuestión: de dónde procedía y qué peligro representaba para la ciudadanía. No le dan mucha importancia».

«Posteriormente, el alcalde de Constantí llama personalmente al 112 para informarse de los malos olores sobre las 9 h. Y se le responde a las 10.30 horas vía SMS del Cecat». En el comunicado se informaba de las mediciones recogidas por Medi Ambient, con altas concentraciones de fosgeno y sulfhídrico en la estación de Constantí y se decía: «Evitar estar en el exterior».

Y a las 10.34 horas, en un tuit de Protecció Civil, se recomendaba el confinamiento del instituto por su proximidad a la industria.

Entre las preguntas formuladas hay por qué se tarda casi una hora y media en responder al alcalde, por qué no se avisó por algún canal oficial al Ayuntamiento del confinamiento del instituto. Y en este sentido se pregunta «cómo es que no se piensa en el resto de escuelas ni en el mercado municipal, en aquellos momentos llenos de gente». Y si se recomendaba el confinamiento preventivo del instituto, cómo es que no se pusieron en marcha las sirenas de la población que indican este procedimiento. Y pregunta si significa lo mismo «evitar estar en el exterior» que «confinamiento».

En otro ámbito, Carles Castillo quiere saber cuáles son los límites permitidos de los compuestos detectados y a cuánto se quedó en realidad. También se interesa por conocer la hora exacta en que Repsol comunicó el incidente y si Protecció Civil llamó antes a las empresas preguntando por el incidente.

Temas

Comentarios

Lea También