Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El festival del consumo llega a la ciudad

Tras la incertidumbre, ayer se registraron colas de coches delante de los centros comerciales y más gente de lo habitual por las calles. El Black Friday anticipa un buen inicio de la campaña de Navidad

Núria Riu

Whatsapp
Importante afluencia de clientes durante todo el día en Parc Central.  FOTO: Lluís Milián

Importante afluencia de clientes durante todo el día en Parc Central. FOTO: Lluís Milián

Con la campaña de rebajas cada año más desvirtuada, el Black Friday se ha convertido en la fiesta del consumismo por excelencia. La imagen que se vivió en Tarragona está a años luz de la locura que significa esta fiesta en Estados Unidos. Sin embargo, después de que en los últimos meses hemos vivido una situación política en la que casi nos hemos descuidado de comprar, ayer la gente demostró que tiene ganas de recuperar su día a día, y esto, en estas fechas, es sinónimo de compras.

Los descuentos y promociones varian mucho en función del establecimiento. Estos seguirán durante todo el fin de semana. FOTO: Lluís Milián

La afluencia de gente caminando por la calle fue mayor durante todo el día en el centro. Aunque, para conocer el nivel de penetración que está teniendo esta tradición estadounidense en nuestra sociedad, es obligatorio pasar por el Parc Central. Nada más aproximarse uno ya podía ver el atasco de vehículos, que prácticamente daba la vuelta a todo el edificio, esperando para entrar al párking. En la puerta principal, el tráfico de clientes también era constante. Es un punto de espera en el que confluyen los jóvenes que esperan a sus amigos, los que apuran el cigarillo y los que después de una larga tarde acaban de comentar la jugada antes de despedirse. Intentando llamar la atención de los que entraban estaba Marta Mañé, encargada de la tienda Rituals, que vive su primera Navidad en el centro comercial. Abrió sus puertas hace tan solo unos meses después de que decidieron cerrar su establecimiento de la calle Sant Agustí para probar suerte en este espacio. «Estamos teniendo un buen crecimiento. Respecto al año pasado hemos incrementado las ventas aproximadamente en un 60%», decía la responsable de esta firma de cosmética.

Un arranque potente

Pese a que inicialmente la idea era que las marcas ofrecieran descuentos todo el viernes, son pocas las empresas que se ciñen a un único día y la mayoría ya habían empezado con los descuentos hace unos días y seguirán a lo largo de todo el fin de semana, por lo que el pistoletazo de salida de las compras navideñas arranca con buen pie. «La gente lo está esperando, será una campaña de Navidad potente», añadía Mañé.

Los descuentos y promociones varían mucho en función del establecimiento

Los descuentos y promociones varían mucho en función del establecimiento. Lo más habitual son rebajas del 20 al 50%, aunque algunas tiendas optan por regalar tres productos a los que pagan seis. Aunque no es oro todo lo que reluce, y detrás de los grandes carteles en los que se anuncian unos precios muy llamativos están los que aprovechan anunciar una reducción en el precio que no es tal. «Hay tiendas en las que sí, que hay un 20% de descuento, pero hemos visto un sitio en el que te anunciaban dos camisetas por nueve y pico euros y después, si mirabas el precio de una estaba a cinco... No todo son ofertas», lamentaba Laura Lorente.

Los descuentos y promociones varian mucho en función del establecimiento. Estos seguirán durante todo el fin de semana. FOTO: Lluís Milián

Lorente había quedado con unos amigos para ir a mirar tiendas a ver si encontraba alguna pieza que le llamara la atención para renovar el armario. «Tengo que comprarme ropa y si encuentro algo voy a aprovechar que algunas tiendas están haciendo descuentos del 20%», decía. En el grupo iban otras dos amigas y un amigo, entre los cuatro tan solo cargaban con una bolsa. Aunque era una imagen poco habitual. En los pasillos de Parc Central, los grupos que iban cargados con paquetes eran más numerosos que los que no llevaban ninguno. Y es que la imagen era la típica que podía verse hace unos años en el primer día de rebajas.

«Ha sido a partir de media tarde cuando ha empezado a llegar mucha gente. La mañana ha sido más tranquila», decía Esperanza Martín, de Kiko Make up Milano, en una breve pausa detrás de la caja. 

Los productos más solicitados durante el día de ayer fueron la ropa y la tecnología

Entre los productos más solicitados, la tecnología. Aún hay el fin de semana de por medio antes del Cyber Monday, aunque las tiendas de electrodomésticos y tecnología no tuvieron ni un respiro. Se registraron colas delante de los establecimientos especializados en videojuegos y también en las puertas de Primark, donde los responsables de seguridad tenían que regular el acceso para evitar que el exceso de gente se convirtiese en un problema para los que quieren comprar.

Nuestra tradición suma ya un nuevo festival del consumo, el Black Friday. Pese a ello, los que ayer no pudieron disfrutarlo por motivos laborales, que no se preocupen. Muchas de estas tiendas ya han dicho que este fin de semana mantendrán precios bajos como gancho.

Temas

Comentarios

Lea También