Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El fiscal pide 1.644 años de cárcel para 15 acusados de traficar con mujeres

Las explotaban sexualmente en clubes de alterne y en puntos de las carreteras N-340 y C-31

Àngel Juanpere

Whatsapp
Momento de la detención de algunos de los sospechosos durante el registro de uno de los locales. FOTO: Mossos d’Esquadra

Momento de la detención de algunos de los sospechosos durante el registro de uno de los locales. FOTO: Mossos d’Esquadra

La Fiscalía de Tarragona pide penas que van de los 120 a los 58 años de prisión para quince procesados acusados de formar parte de una red desarticulada en 2009 que supuestamente se dedicaba a explotar a mujeres en clubes de alterne y en puntos de la carretera. Se les acusa de los delitos de trata de seres humanos, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra los derechos de los trabajadores, asociación ilícita, falsedad documental, abuso sexual y lesiones. En total, las penas suman 1.644 años y ocho meses de cárcel. El caso llegará a juicio el próximo mes de junio en la Audiencia Provincial de Tarragona.

El escrito del Ministerio Público recoge que todos los acusados, de mutuo acuerdo y mediante el reparto de tareas, se encargaban de gestionar la actividades necesarias para obtener beneficios económicos mediante la explotación sexual de mujeres de diferentes nacionalidad. Estas ejercían la prostitución tanto en locales como a lo largo de diversas carreteras, como la N-.340 y la C-31.

El jefe de la organización es un ciudadano albanés de 46 años, A.K. Se encargaba de captar a la mujeres directamente o por medio de otros miembros para que éstas ejercieran la prostitución en España. Junto a otros miembros de la banda, antes de que las mujeres comenzaran a ejercer la prostitución, abusaba sexualmente de ellas con el fin de «probarlas». 

Uno de los lugartenientes del anterior acusado era otro ciudadano albanés de 35 años, D.C., que tenía una cierta autonomía y liderazgo en la organización bajo la supervisión directa de A.K.

De los quince acusados –doce hombres y tres mujeres–, tres eran albaneses, un griego, cuatro rumanos, seis españoles y un brasileño.

Las mujeres que se encontraban sometidas al control de la organización y que han podido ser identificadas en esta causa son dos rumanas, dos albanesas, dos brasileñas y una de la que no consta la nacionalidad.

En fecha no determinada de 2004, uno de los miembros de la organización, G.D.C., contactó en Rumanía con una de las jóvenes, entonces menor de edad. Le ofreció venir a España bajo la falsa promesa de trabajar en el sector de la limpieza. La joven voló desde Rumanía al aeropuerto de El Prat, donde la recogió el acusado y la llevó a un piso de la zona del Raval de Barcelona. Allí le retiró la documentación y le dijo que a partir de entonces tenía que prostituirse, obligándola bajo a amenazas a hacerlo, junto con otras dos mujeres. Todas debían entregar la mitad del dinero al procesado. Todas ellas se encontraban en una situación de insalubridad extrema y en ocasiones eran obligadas a mantener relaciones sexuales con los clientes sin preservativo, si bien en ningún momento recibían asistencia o visita médica. 

Trasplante de hígado

En verano de 2008, la menor de edad y otra mujer lograron escapar. La primera, debido a la situación de insalubridad a la que venía siendo sometida, fue ingresada el 20 de septiembre de 2008 en el Hospital del Vendrell. Dos días después fue derivada al Hospital Clínic de Barcelona por una insuficiencia hepática aguda grave causada por el virus de la hepatitis B. A consecuencia de ello precisó un trasplante de hígado urgente y hospitalización médica, hasta que el 10 de noviembre le fue dada el alta. Ahora, las funciones intelectivas, cognitivas y volitivas de la joven se encuentran muy alteradas. 

Temas

Comentarios

Lea También