Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mayor vertedero de Tarragona se halla detrás de Les Gavarres

El polígono 9 está sin empresas. Ello da pie a que toneladas de basura se acumulen en solares y viales. Los vecinos están hartos

J.Cabré

Whatsapp
Miguel Cruz, Antonio Chacón y Josefa Rodríguez ?presidentes de La Floresta, Albada y Parc Riuclar? en uno de los muchos montones de basura. Foto: J.C

Miguel Cruz, Antonio Chacón y Josefa Rodríguez ?presidentes de La Floresta, Albada y Parc Riuclar? en uno de los muchos montones de basura. Foto: J.C

Detrás de La Floresta, Albada y Parc Riuclar, los tres barrios de Ponent que se encuentran al pie de la T-11, está delimitado el Plan Parcial 9 (PP-9), una zona de poco más de 43 hectáreas habilitada para acoger un polígono industrial terciario compatible a su vez con uso comercial, hotelero y recreativo musical, entre otros. A día de hoy, el polígono está terminado, puesto que la vialidad y los puntos de luz ya se instalaron en su momento, pero los solares están vacíos.

En enero de 2011 se reabrieron las calles de este polígono, hoy huérfano de empresas en el 80% de su superficie. Sacaron los new jersey de hormigón que bloqueaban los accesos y permitieron disfrutar de una vialidad y unas zonas de paseo al aire libre para los vecinos mientras la crisis impedía el desarrollo de los 34 solares privados y otros tres de titularidad pública. La zona comercialde Les Gavarres quedaba mejor conectada con estos tres barrios, que podían, incluso, ir a pie a comprar a esa zona de comercio y ocio.

Desde entonces, sin embargo, el deterioro ha sido imparable: robos de cable, actos vandálicos, carreras ilegales y lo que está más a la vista de todos: toneladas y más toneladas de basura de cualquier origen: material de obra, colchones, neumáticos, neveras, plásticos... Las laderas de buena parte de los solares están repletas de basura y los vecinos de los tres barrios contiguos empiezan a estar muy hartos de convivir con este vertedero de dimensiones gigantescas.

Miguel Cruz es el actual presidente vecinal de La Floresta, Antonio Chacón representa a la Albada y Josefa Rodríguez, a Parc Riuclar. Los tres, como presidentes de las tres asociaciones vecinales, enviarán en los próximos días una carta al Ayuntamiento de Tarragona.

El contenido de la misiva es muy simple: «Pedir las medidas correspondientes para erradicar la situación. De momento, que se instalen de nuevo los muros de cemento que impidan el acceso a cualquier vehículo en estos viales y, de paso, reducir el número de vertidos existentes. También evitaremos las carreras ilegales. Luego, exigir al Ayuntamiento que ordene una limpieza a quien corresponda porque el día que se prenda fuego nadie será capaz de controlarlo».

De sobras conocido

Hace dos meses largos, en la sede de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT), hubo una reunión con Mossos d’Esquadra y Guàrdia Urbana. Son encuentros habituales para intercambiar información y poder actuar mejor para garantizar la seguridad en las diferentes zonas de la ciudad.

En la última charla, el tema que se trató fue un recordatorio de la peligrosidad de las carreras ilegales que se realizan en este polígono. «El chirrido de los frenos cuando los coches que hacen carreras dan la vuelta a la rotonda te ponen los pelos de punta», dicen. Los representantes vecinales aseguran que el «Ayuntamiento conoce nuestras quejas y aunque no tengamos concejal de barrio en estos momentos, hemos explicado muchas veces esta situación a los actuales responsables y a los de la anterior legislatura».

Las tres asociaciones admiten que debe imperar el diálogo con el Ayuntamiento para solucionar este problema, pero pondrán un límite temporal antes de actuar por iniciativa propia. «Si ellos no cortan las calles, lo haremos nosotros. No podemos permitir que el patio trasero de nuestras casas sea un vertedero y nadie tome medidas», concluyen. Los vecvinos no ponen una fecha límite, pero aseguran que no esperarán eternamente a que se resuelva la situación.

Respuesta del consistorio

El Ayuntamiento de Tarragona informa que ha iniciado los trámites para ordenar a los propietarios de estos solares particulares –34– que limpien sus parcelas, según marca la normativa vigente. En caso de hacer caso omiso, el Ayuntamiento podría ejecutar esta limpieza de forma subsidiaria y cargar los costes a los propietarios privados. Pero antes de llegar a este extremo habría un expediente sancionador a los titulares de los solares de este plan parcial.

Fuentes municipales también explican que tres parcelas de esta zona son municipales y que «se limpian periódicamente» y se llevan los residuos al vertedero que correspondan. Las mismas fuentes explican que en 2017 ya se ha limpiado un par de veces, los días 16 de enero y 21 de febrero, y en 2016 se limpió en abril, julio –dos veces– y el tres de agosto.

El Ayuntamiento señala también que con una periodicidad quincenal se realiza la recogida de muebles y objetos viejos con un camión pequeño del Ayuntamiento. Y el coste municipal de estos servicios, que incluyen la eliminación de los residuos, es de 14.525 euros en sólo tres meses de este 2017 y 21.337 euros lo que se gastó el pasado año.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También