Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

El papel higiénico húmedo pasará por cinco pruebas

Las empresas fabricantes de toallitas de uso cosmético tienen 18 meses para aplicar nuevas normas de etiquetado 

Norian Muñoz

Whatsapp
A la izquierda, muestra de cómo se descompone el papel higiénico y a la derecha, las toallitas que deben ir a la papelera.  FOTO: Stanpa

A la izquierda, muestra de cómo se descompone el papel higiénico y a la derecha, las toallitas que deben ir a la papelera. FOTO: Stanpa

Que las toallitas se han hecho omnipresentes es un hecho. Según los datos que maneja la  Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), actualmente un 63% de los envases de estos productos están destinados a uso infantil, mientras que otros usos como desmaquillantes, cuidado corporal o higiene femenina suponen el resto.

Justamente por la alarma que han causado las dificultades para desechar este material, la patronal anunció hace un mes la puesta en marcha de un Código de Buenas Prácticas de etiquetado de Toallitas y Papel Higiénico Húmedo, que obliga a los productores a mejorar la evaluación técnica de los productos y a armonizar la información al consumidor según la Norma UNE sobre productos desechables por el inodoro.

Norma pionera en Europa

Con dicho código, los fabricantes de toallitas se comprometen a adoptar la norma que en febrero de este año publicó la Asociación Española de Normalización (UNE) 149002:2019 sobre productos desechables en el inodoro. Esta norma, coordinada por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), contó, además, con la participación de los fabricantes de papel higiénico seco y húmedo, toallitas y diferentes expertos en ingeniería y medioambiente.

Entre los aspectos que contempla la nueva norma, pionera en Europa, está el hecho de que las toallitas que se comercialicen como papel higiénico húmedo (que en teoría pueden tirarse por el váter) deberán pasar por una serie de pruebas de laboratorio.
 Éstos productos deben superar hasta cinco ensayos que acrediten que cumplen con los criterios de aceptación en materia de composición, sedimentación, dispersión, desintegración y biodegradación. Por ejemplo, los productos no deben contener materiales sintéticos en su composición.

Asimismo, la norma establece el marcado, etiquetado y los mensajes que se deben utilizar en los productos que cumplan con el estándar, para asegurar que sólo acaben en el inodoro aquellos que efectivamente sean desechables.

Hasta el momento, el Código de Buenas Prácticas ha sido firmado por la práctica totalidad de compañías y grupos cosméticos que comercializan toallitas y papel higiénico húmedo: Beiersdorf, Henkel Iberica, Reckitt Benckiser, Revlon, Grupo Boniquet-Sparchim, Brevia, Laboratorios Expanscience, Isdin, Johnson&Johnson, Lacer, L’Oreal, Procter & Gamble, Spanish Kits Company y Ubesol. Las posibilidades de adhesión, no obstante, siguen abiertas.

Con el fin de adaptar sus procesos y productos, los fabricantes se han dado un plazo de 18 meses para implementar el nuevo etiquetado y comunicaciones publicitarias, lo que será evaluado bajo la supervisión de Stanpa y el organismo independiente Autocontrol de la Publicidad. 

Temas

Comentarios

Lea También