Más de Tarragona

El paro bajó un 8% en el mes de julio en Tarragona

El desempleo descendió en 4.300 personas en el Camp y el Ebre gracias a la mejora económica y al alivio de las restricciones

AGENCIAS/REDACCIÓN

Whatsapp
El paro bajó un 8% en el mes de julio en Tarragona. Foto: EFE

El paro bajó un 8% en el mes de julio en Tarragona. Foto: EFE

El Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre volvieron a registrar una caída del paro este mes de julio, de 4.311 personas. Así, continúa la tendencia a la baja y la cifra de parados en la demarcación se sitúa por debajo del listón de los 50.000, en concreto 48.270 parados, un 8,2% menos respeto el mes de junio, según datos del Ministerio de Trabajo. De estas personas, 20.453 son hombres y 27.817 son mujeres. En comparación con el mismo mes del año anterior, hay un 13,3% menos de inscritos en el paro, que se traduce en una reducción de 7.400 personas desocupadas, que han encontrado trabajo.

El sector servicios encabeza el ranking por sectores con cerca de 34.000 inscritos, seguido de la construcción –4.416––, la industria –4.150– y la agricultura –2.405–. En cuanto al número de afiliados a la Seguridad Social, en julio se ha incrementado en 8.081, un 2,50% más, hasta los 330.894 afiliados. En cifras interanuales, el incremento es de 22.841 personas (+7,41%).

La mejora de actividad y el alivio de las restricciones asociadas a la pandemia han impulsado el empleo en toda España hasta lograr una afiliación récord y el mayor descenso mensual del paro de toda la serie histórica. La ocupación aumentó en julio en 91.451 personas, lo que situó la afiliación a la Seguridad Social en una media de 19.591.728, la mayor de la serie histórica.

También los datos de paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) han sido positivos, al cerrar en 3.416.498, la cifra más baja desde el inicio de la pandemia, tras experimentar la mayor reducción en un mes de toda la serie histórica: 197.841 personas, un 5,47%.

Los secretarios de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, y Seguridad Social, Israel Arroyo, relacionaron estos buenos datos de empleo con la reducción de las restricciones y las mejores expectativas económicas, aunque ambos subrayaron que la evolución es más parecida a la de antes de la pandemia que a una simple reactivación como la observada el verano pasado.

Julio fue un mes «inequívocamente bueno» en afiliación, según Arroyo, con récord en términos brutos y que, en términos desestacionalizados, alcanza las 19.400.964 personas (133.049 más que en junio), el dato más alto desde antes de la pandemia. Se trata, además, de una «recuperación genuina» y no solo de la reincorporación de «trabajo embolsado» por las restricciones, como muestra la buena evolución de sectores como la industria, que ya tiene más afiliados que antes de la pandemia.

«Nunca se habían producido datos tan espectaculares» de reducción del paro, celebró Pérez Rey, que destacó que este descenso abarca todos los sectores y se centra especialmente en los servicios, que son los que más han sufrido la pandemia.

El paro en los servicios se redujo en 133.658 personas, un 5,29 %, el mayor descenso seguido de personas sin empleo anterior (31.991, un 9,46%), industria (13.158, un 4,6%), construcción (10.154, un 3,62%) y agricultura (8.880, un 4,82%).

Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT adviriteron de que los buenos datos de empleo de julio están basados en la temporalidad y la precariedad, mientras que los autónomos han pedido mantener las medidas de apoyo y la CEOE relcamó prudencia ya que la evolución está marcada por la pandemia. Pimec mostró un «optimismo moderado» ante estos datos.

Temas

Comentarios

Lea También