Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El proyecto del Institut Campclar que llevó a sus alumnos a París

Los adolescentes trabajaron en línea junto a estudiantes de un instituto francés y descubrieron lo que les une como generación

N. Muñoz

Whatsapp

«Para mí ir a París era un sueño desde pequeña, así que lo disfruté muchísimo», cuenta Tamara Rofes, alumna de segundo de bachillerato del Institut Campclar. Se refiere al viaje que realizó, justo antes de Navidad, junto a una quincena de compañeros. El viaje era el premio al proyecto que realizaron el curso pasado en clases de Francés junto a alumnos de la pequeña localidad francesa de Confolens. El programa se desarrolló en la plataforma europea e-Twinning. En la misma los centros educativos cuentan con herramientas para aprender, comunicarse, colaborar y desarrollar proyectos conjuntos.

En el caso del Institut Campclar, el proyecto llevó por nombre ‘Radio. Génération future’, y la intención era indagar, justamente, en los aspectos que definían a esta generación de adolescentes, tanto franceses como españoles. Cuenta Tamara que, además de un trabajo intenso, les sirvió para practicar el idioma, puesto que aunque en aquel instituto muchos alumnos habían decidido estudiar español, su nivel todavía era muy justo, por lo que terminaban hablando en francés. 

Maria Rosa Gomà, profesora que estuvo al frente del proyecto junto a Maria José Vicente, cuenta que a los chicos les tocó indagar sobre sus relaciones familiares, con los amigos, lo que veían en la televisión, lo que comían, la música que les gustaba, lo que esperaban del futuro...  El resumen, cuenta, es que había muchas más coincidencias de las que esperaban. En la música y en el vestuario, por ejemplo, había muchos parecidos.

Tamara  recuerda largas conversaciones con su enlace en Francia, su compañero de proyecto Rémi, aunque reconoce que, en su caso, no se parecían en nada. «A él le gustaban las ciencias; a mí, las letras; él era de cómics, a mí me gusta leer otras cosas... Pero justamente por eso aprendí un montón de vocabulario».  Por Navidad intercambiaban correspondencia y regalos.
Sello de calidad europeo
Con el material recopilado durante todo el curso los alumnos elaboraron un programa de radio con la particularidad, por ejemplo, de que los que eligieron los temas deportivos lo hicieron simulando una retransmisión de un partido. En otros casos, en cambio, el formato era el de un programa del corazón.
Elaboraron, además, una revista digital y el trabajo les valió el sello europeo de calidad del programa. Justo esa circunstancia les permitió participar en el concurso «Move2Learn, Learn2Move», en el que el premio eran los viajes de los participantes en el proyecto. Quedaron entre los ganadores.
El viaje a París, cuenta Gomà, a pesar del frío y de que caminaron muchísimo, fue muy bien y los chicos estaban entusiasmados. «No faltaron las visitas obligadas a la Tour Eiffel, Notre Dame, el Sacré Coeur, el Louvre, l’Etoile y los Champs Elysées. Todo bajo las luces de Navidad», explica.
El Institut Campclar tiene una larga tradición de colaboración en proyectos europeos. En noviembre, sin ir más lejos, los alumnos del proyecto Erasmus+ «Join the European Table» visitaron Polonia.

Temas

Comentarios

Lea También