Más de Tarragona

El puente de Sant Joan, la esperanza del sector turístico de Tarragona

La Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme cifra la ocupación de los hoteles en un 50%, a la espera de la llegada del turista extranjero

JOAN MORALES-MARIBEL MILLAN

Whatsapp
Imagen del camping Caledonia, ayer al mediodía. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen del camping Caledonia, ayer al mediodía. FOTO: PERE FERRÉ

El sector turístico de la provincia de Tarragona da este puente de Sant Joan el pistoletazo de salida de una campaña de verano que se espera con muchas expectativas después de la mejora en las cifras de incidencia de la pandemia de la Covid-19. Y lo hace con los campings y las casas rurales como los grandes atractivos de un turismo que por estas fechas suele ser de proximidad.

Según informa la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT), desde hoy y hasta el próximo domingo 27 de junio se espera una alta ocupación en campings y media en apartamentos turísticos y en hoteles vacacionales. No obstante, esta federación empresarial recuerda que aún quedan establecimientos cerrados, algunos de ellos sin previsión de apertura por la falta de turismo internacional, especialmente británico y ruso. Actualmente, todos los campings ya están abiertos, las plazas disponibles en apartamentos turísticos son del 90% del total y también están abiertos el 65% de los hoteles.

Joan Anton, presidente de la Associació de Càmpings de la Costa Daurada i Terres de l’Ebre, confirma al Diari que «tenemos lleno absoluto para el puente de Sant Joan. Este año las fechas han sido espectaculares porque ha caído en puente».

El sector del camping ha sido descubierto por muchos ciudadanos a raíz de la pandemia «como un espacio de contacto con el medioambiente, donde se han respetado los espacios y las medidas de seguridad. Por eso mucha gente lo ha descubierto como una forma segura de hacer turismo», comenta Joan Anton, quien añade que esperan que «después del puente la ocupación baje a un 50% o 60% entre semana y sea del 90% durante los fines de semana, para llegar hasta el mes de agosto, que lo esperamos de plena ocupación».

El turismo rural también afronta este largo puente con optimismo, aunque la plena ocupación dependa de las zonas y no todos los días. Los alojamientos con más demanda continúan siendo los de casa entera, aislada y con piscina, según comenta Juanjo Bel, vicepresidente de la Associació de Turisme Rural de les Comarques de l’Ebre. «Al ser el viernes día laboral no sabíamos cómo irían estos días, pero prácticamente lo tenemos lleno, aunque no con estancias de todo el puente, sino de dos o tres noches», explica Montse Callau, del Hotel Rull de Deltebre y vicepresidenta de la Associació d’Empreses d’Ecoturisme del delta de l’Ebre.

En la Terra Alta se prevé una ocupación del 60 por ciento por Sant Joan y del 75 el fin de semana. «El año pasado fue un boom, pero ahora ya se puede viajar al extranjero y eso ha hecho bajar un poco el turismo de proximidad, aunque continuamos con muy buenos datos», comenta Pilar Miró, presidenta de la Associació de Turisme Rural de la Terra Alta. En general, desde los establecimientos de las Terres de l’Ebre ven este fin de semana como el punto de partida a una campaña de verano que se prevé muy buena, como la anterior, especialmente durante el mes de agosto.

Por lo que respecta a la Conca de Barberà, Ruth Ceperuelo, vicepresidenta en representación de esta comarca en la junta de la Associació Hotelera de la Província de Tarragona, confirma a esta redacción que «estamos muy contentos porque estamos a tope para este puente de Sant Joan en lo que se refiere a casas rurales. Normalmente son unas fechas que acostumbramos a llenar, pero el año pasado no se notó tanto. Este te diría, incluso, que tenemos más gente que antes de la pandemia». El perfil, tanto en el turismo rural como en el de camping, para estas fechas es el de visitantes catalanes. No obstante, Ceperuelo constata que «a raíz de la pandemia, el perfil de nuestros clientes de casas rurales ha cambiado un poco. Ahora estamos recibiendo a gente que antes iba más al extranjero y que, como no puede, busca algún destino selecto por descubrir que esté cerca».

Esperanza y cautela

La presidenta de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona, Berta Cabré, se muestra esperanzada pero también cautelosa respecto al inicio del verano. «Después del año 2020 es evidente que son buenas noticias que podamos tener algunos días con ocupaciones altas y medias para el puente de Sant Joan gracias a los visitantes de proximidad. Pero estamos preocupados por la falta de visitantes internacionales. A pesar de que ya empezamos a tener reservas de turistas del centro de Europa para principios del mes de julio, nos falta el turismo británico y ruso.

Así, Cabré recuerda que en un año de los de antes de la pandemia, el 50% de las pernoctaciones que se realizaban en la demarcación eran de visitantes nacionales, pero el otro 50% era de turistas extranjeros. «Muchos visitantes de proximidad habitualmente se iban a algún destino eruopeo durante los puentes. Ahora, con la pandemia, prefieren quedarse más cerca. Esto es positivo, ya que algunas familias nos conocerán por primera vez y esperamos que, cuando descubran todo lo que se puede hacer en la Costa Daurada y las Terres de l’Ebre, vuelvan más veces».

Cabré se muestra preocupada, especialmente, respecto al turismo británico y ruso. «Son el tercero y el cuarto mercado más importante para nuestra demarcación, respectivamente. Y ahora mismo, a finales de junio, todavía no está claro que puedan venir sin dificultades, como una prueba PCR o cuarentenas a la vuelta a sus países de origen», asegura la presidenta de la FEHT.

Temas

Comentarios

Lea También