Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Sociedad

El sector privado deberá implicarse para revitalizar el comercio del centro de TGN

Tarragona estudiará impulsar una o varias Áreas de Promoción Económica Urbana (APEU) para reflotar la actividad comercial. Quiere hacerse a partir de la nueva ley que prepara la Generalitat

NÚRIA RIU

Whatsapp
El centro es una de las zonas más afectadas por el cierre de comercios. FOTO:  PERE FERRÉ

El centro es una de las zonas más afectadas por el cierre de comercios. FOTO: PERE FERRÉ

Tarragona tiene una riqueza comercial que a lo largo de los últimos años se ha visto muy debilitada a partir de diferentes casuísticas. La introducción de los nuevos hábitos de consumo ha sido la sentencia definitiva para muchos establecimientos de toda la vida. Puede constatarse en ejes históricamente comerciales, como las calles Unió y Apodaca, en los que a la elevada cifra de locales abandonados hay que añadirle la degradación del entorno urbano.

Una de las opciones que está encima de la mesa, para revertir esta situación a medio plazo, es la creación de una o de varias Áreas de Promoción Económica Urbana (APEU). Se trata de una figura que quiere fomentarse a partir de la nueva ley que está impulsando la Generalitat, que ahora está en fase de anteproyecto y que podría ver la luz definitiva a finales del año que viene.

El objetivo es que a partir de la colaboración público-privada, el Ayuntamiento y los representantes del conjunto de la actividad comercial, de un ámbito determinado, colaboren en la definición y el impulso de un modelo de gestión urbana compartido.

Hay algunos municipios que ya están trabajando para que, cuando la ley esté aprobada, estar preparados en la línea de salida. No es el caso del Ayuntamiento de Tarragona que, sin embargo, asegura que «el equipo de gobierno seguirá el proceso y preparará la estructura necesaria por tal de ofrecer a los empresarios de la ciudad la posibilidad de iniciar los trámites, tan pronto como la ley esté aprobada».

Un entorno favorable

Desde la concejalía de Comerç, se apunta que «las características urbanísticas de la ciudad, con zonas de alta concentración comercial en el centro, Part Alta, entre ramblas y alrededores del Mercat Central, conforman un espacio ideal para poder crear e implantar uno o varios APEUs, de acuerdo con la filosofía del anteproyecto de ley».

La Cambra de Comerç de Tarragona está trabajando para dar a conocer los detalles de la aplicación de esta nueva normativa, que surgió a raíz de la nueva Llei de Comerç. Desde el Comitè Executiu de la Cambra, Lluís Colet valora que «puede ser un instrumento que permita solventar problemas tanto a nivel urbanístico como de dinamización comercial».

La mejora de aspectos relacionados con la limpieza, la seguridad o la movilidad, así como también el impulso de acciones de promoción o que afecten a aspectos como la iluminación navideña, entre otros, son algunas de las competencias que quieren fomentarse. En parte esto es lo que hacen los centros comerciales, que han visto como muchas franquicias apostaban por este modelo.

Colet considera que es una figura «similar a una comunidad de vecinos, que quiere acometer un proyecto de mejora». Y, sobre esta cuestión, considera que «hay muchas asociaciones comerciales que no tienen recursos ni capacidad. No se trata de una función sustitutoria, porque éstas tienen una función más prolongada en el tiempo, pero sí que estamos hablando de una herramienta concreta para llevar a cabo un proyecto puntual», apunta el representante del ente cameral.

Colet defiende que el ámbito conocido como la Illa Corsini puede constituir «un buen punto de partida». Aunque amplía esta delimitación a todo el centro. «También hay toda la zona de la Rambla Nova y las calles peatonales, como la Comte de Rius y la de August, que necesitan un conjunto de mejoras», añade.

Las asociaciones comerciales pueden ser uno de los mecanismos para activar la creación de un APEU. Desde la Via T, su presidente, Salvador Minguella, no se mostraba muy optimista. «Lo veo muy complicado. Sobre todo en el sentido de que tienes que poner de acuerdo a los propietarios de los locales. Si ahora tenemos problemas para que se adecenten los espacios vacíos, no acabo de verlo», añadía.

¿Y Les Gavarres?

El anteproyecto de ley que está preparando la Generalitat excluye a las concentraciones comerciales fuera del entorno urbano, como puede ser Les Gavarres. «La idea es buena, pero como siempre lo limitan las oportunidades, ya que marginan realidades muy importantes en Catalunya», argumenta Ramon Rull, gestor del Àrea d’Interès Econòmic (AIE) de Les Gavarres.

Rull lamenta que en el ámbito del comercio, la Generalitat «legisla a favor de unos para ir en contra de los otros».

Temas

Comentarios

Lea También