Más de Tarragona

«En clase te sientas y escuchas. Aquí vives en el mundo real»

Es el testimonio de Marc Talavera, un joven de 19 años que hace una FP Dual

C.Pomerol

Whatsapp
El joven estudia Mecatrònica Industrial, en el Pere Martell. FOTO: cedida

El joven estudia Mecatrònica Industrial, en el Pere Martell. FOTO: cedida

Marc Talavera, de 19 años, ejemplifica a la perfección el éxito de la FP Dual. Este joven está estudiando el ciclo superior de Mecatrònica Industrial, en el Institut Pere Martell de Tarragona. Acabó Bachillerato y no tenía nada claro qué grado o carrera estudiar. Finalmente, se decidió por un ciclo superior, con el fin de comprobar si aquello que había empezado en el Bachillerato era lo que realmente le gustaba. «Lo encontré. Era eso lo que quería», asegura Talavera. Llegó el segundo curso y con él la oportunidad de conocer a fondo cómo funciona una empresa. «Me ofrecieron tres opciones, presenté el currículum y, después de una entrevista, me seleccionaron», explica este joven, quien ya lleva unos meses trabajando en Repsol Química, en La Pobla de Mafumet, en el taller de mantenimiento. «Hasta entonces, solo había trabajado como socorrista y entrenador de fútbol», reconoce. Talavera se encarga de las reparaciones y la organización de tareas, teniendo en cuenta las prioridades. 

«Cuando entré en el ciclo no sabía que existía esta opción. Voy dos días al instituto y el resto a la empresa», explica este joven. Sus prácticas están remuneradas, con un sueldo base. «Esta modalidad es perfecta para esas personas que quieran estudiar y, a la vez, sacarse un dinerito». 

Dependerá de la empresa si Talavera podrá quedarse o no a trabajar, una vez finalizado el ciclo superior. «Cuando hice la entrevista, ya me avisaron de que no es un puesto fácil de acceder. Pero sí que es verdad que conozco a alumnos que se han quedado en la compañía donde han hecho las prácticas. No pierdo la esperanza», asegura este joven, quien define como «muy positiva» su experiencia con la FP Dual. «En clase te sientas en una silla y escuchas. En cambio, gracias a esta modalidad, podemos incorporarnos al mundo laboral real, con casos reales y en las condiciones de la vida de verdad. No tiene precio», acaba Talavera.

Temas

Comentarios

Lea También