Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Es inmoral pedir a los musulmanes que se disculpen'

Jordi Moreras es sociológo, investigador y profesor del Departament d’Antropologia, Filosofia i Treball Social de la URV. Es autor del libro ‘Els imams a Catalunya’, entre otros estudios sobre islamismo y conversiones. 

Raúl Cosano

Whatsapp
Jordi Moreras, profesor en la Universitat Rovira i Virgili. Foto: Lluís Milián

Jordi Moreras, profesor en la Universitat Rovira i Virgili. Foto: Lluís Milián

-Hay quien pide a los musulmanes un rechazo más contundente de los atentados. 
-Ha habido expresiones en contra mostrando la denuncia y desmarcándose, concentraciones y una docena de manifiestos que condenan la violencia. ¿Qué más tienen que hacer? ¿De qué se tienen que disculpar? ¿De la opción que han escogido unas personas que no se pueden considerar musulmanas?. Es inmoral que se les pida eso. Nos han atacado a todos. 

-¿No son suficientes esos mensajes para muchos?
-Entramos en un discurso hipócrita. Somos capaces de exigir a otros que salgan a protestar, y cuando los musulmanes dicen que ya está bien de mirar con recelo y desconfianza, o ya está bien de atacar a las mezquitas, no hay la misma respuesta. 

-¿Tenemos prejuicios instalados de base y no nos convencen esos mensajes?
-No es que esta sociedad se haya comportado mal con los musulmanes, pero sí hay que tener cuidado con los discursos que van en contra de una tradición de más de un siglo que nos ha convertido en sociedad acogedora. No nos podemos cargar eso. 

-¿Cuál puede haber sido el papel del imán de Ripoll?
-Está por definir. A lo mejor no era imán, o no actuaba como imán, o a lo mejor se encargó de la radicalización otra persona. 

-¿Qué puede llevar a un joven a radicalizarse?
-El fenómeno es muy complejo. Tenemos poco conocimiento de él. Se dice que la pobreza lleva a la radicalización, pero no siempre, o que son jóvenes, y tampoco eso se cumple siempre. Pueden aparecer procesos de frustración social. 

-Pero los jóvenes de Ripoll parecían integrados. 
-Está claro que es un proceso claramente social, que está lleno de ideología religiosa y que suele estar desvinculado de los tejidos sociales de las comunidades musulmanas. La radicalización se hace fuera de las mezquitas. En ese caldo de cultivo y con esa combinación, algunas personas pueden caer. 

-Dice que en estos procesos el islam se convierte en más ideología que religión.
-El elemento que inspira al extremismo violento tiene poco que ver con el islam y mucho con la ideología. Hablo de una utilización pornográfica. No hay un islam bueno y uno malo, sino la manipulación de un islam que queda reducido a ideología, a cuatro cosas cortantes que dejan fuera al resto.

-Dice que por primera vez le preocupa la influencia de algunos países en el islam que se define en Catalunya. 
-Hay países que no quieren que sus súbditos y exsúbditos echen raíces y otros que están propagando esas ideas de desvinculación de la ciudad que también son preocupantes. Hay países que favorecen las ideas para que los musulmanes se aíslen del contexto social en que se encuentran. 

-¿Hemos hecho bien los deberes como sociedad?
-Venimos de un modelo que ha funcionado y que ahora merece ser revisado. Hay que saber si es necesario cambiar el software o directamente el hardware. Lo que ha sucedido no tiene que ver con la inmigración pero sí tiene consecuencias en la cohesión social. Uno de los aprendizajes que deberíamos hacer es mejorar y refinar el modelo de integración. 

-Por ejemplo, dejar de considerar al musulmán como el otro. Ese ‘nosotros y ellos’.  
-El lenguaje es ya una muestra. Ya tenemos desde hace años una generación de musulmanes catalanes. El islam ya no es un tema de inmigración o de fuera, eso de ‘los echaremos fuera’… ¿De dónde? Si han nacido aquí, éste es su país. Hay que indagar en qué se ha hecho mal, sin pensar que porque cuatro chicos hagan eso nuestro modelo no ha servido. Hay que hacerlo mejor. Tengo la sensación de que en los últimos tiempos hemos dudado bastante de él.

Temas

Comentarios

Lea También