Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Esquerra quiere vetar a Ten Brinke

ERC presenta una moción en el pleno de hoy para «mostrar desacuerdo con el proyecto de gran establecimiento comercial» de la empresa holandesa en el terreno donde iba IKEA. PDeCAT, CUP e ICV apoyarán la iniciativa 

Octavi Saumell

Whatsapp
El centro de Ten Brinke en Tarragona será similar al modelo de la Puerta de Algete, en Madrid. FOTO: DT

El centro de Ten Brinke en Tarragona será similar al modelo de la Puerta de Algete, en Madrid. FOTO: DT

Esquerra Republicana propondrá en el pleno de hoy –que se inicia a las nueve de la mañana– que el Ayuntamiento de Tarragona  «muestre desacuerdo con el proyecto comercial anunciado por Ten Brinke», la compañía que construirá un gran establecimiento en Ponent, en los terrenos del futuro barrio en el que debía instalarse IKEA.

En el texto –que se presenta justo la semana después de que los propietarios del plan parcial optaran por vender sus derechos comerciales a la firma europea–, la formación independentista considera que el proyecto de la empresa holandesa «no aporta una oferta nueva, diversificada y diferente», sino que –a su juicio– se trata de un proyecto «que propone una oferta repetitiva y que, por lo tanto, provoca una situación de más desequilibrio y saturación», según se indica en la moción. 

Asimismo, en la propuesta se pide también «establecer como objetivo de este Ayuntamiento que, por un lado, se fomente y promocione el comercio local y de proximidad como un elemento de crecimiento social y cohesionador de la ciudad». Asimismo, se quiere  «fomentar un tejido comercial diverso y equilibrado, que haga de polo de atracción comercial y contribuya a que Tarragona refuerce su liderazgo comercial en el sur de Catalunya». ERC quiere también que se trabaje para «reducir al mínimo» las zonas comerciales autorizadas para abrir en domingo» para poder «implementar unos horarios laborales que hagan posible la conciliación familiar». 

Pocas opciones
El texto que presenta la formación liderada por Pau Ricomà contará con los apoyos del PDeCAT, la CUP y, seguramente, de Arga Sentís (ICV). Pese a ello, la propuesta tiene pocas opciones de ser aprobada, ya que todo indica que PSC y PP vetarán el documento, lo mismo que hará Ciudadanos. 

«Es una moción absolutamente manipuladora y que falsea la realidad con un claro ánimo electoralista. La licencia comercial la tiene que conceder la propia Generalitat, donde ellos gobiernan. Así que, en todo caso, deberían presentarse la moción a sí mismos», afirmó ayer el portavoz del partido naranja, Rubén Viñuales, quien hoy no propone ninguna resolución ya que «se acordó que durante el periodo electoral nadie presentaría», un hecho que, según lamenta, «algunos no han cumplido». 

Desde la CUP, Laia Estrada resalta que su formación ya estaba en contra del proyecto de IKEA», mientras que ahora critican «la improvisación» que, según la formación anticapitalista, se está llevando a cabo. «Denunciamos la forma en la que se está subastando y vendiendo la ciudad. Esto no va en consonancia con la necesidad de dar salida a los problemas que tenemos en la ciudad. No queremos otras Gavarres», indica finalmente la edil cupaire. 

Temas

Comentarios

Lea También