Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Estos ingleses de la BBC lo han vuelto a hacer

#seriesenvena
‘Bodyguard’
. La nueva producción de la BBC ha supuesto el mejor estreno de una serie británica desde 2006 y es el drama más visto en 2018

Yolanda Fernández

Whatsapp
Richard Madden y Keeley Hawes protagonizan la nueva ficción de la BBC. Foto: BBC

Richard Madden y Keeley Hawes protagonizan la nueva ficción de la BBC. Foto: BBC

Hay veces en que los comienzos de una nueva serie son pausados y calmados, dan tiempo al espectador a ponerse en situación y a ver madurar poco a poco a los personajes y a ver su desarrollo; y otras, como es el caso de Bodyguard, desde el minuto uno nos ponen en guardia y con todos nuestros sentidos puestos al servicio del drama y su desarrollo.

Bodyguard tiene los primeros veinte minutos más intensos que yo he visto en mucho tiempo en una serie.
David Budd (Richard Madden, Robb Stark en Juego de Tronos) es un veterano de guerra británico que ha vivido auténticos horrores en Afganistán y que regresa a su país bastante traumatizado.

Viaja junto con sus dos hijos en un tren camino de Londres cuando observa que algo raro ocurre con un pasajero e intenta averiguar qué sucede. A partir de aquí los acontecimientos se precipitan y comienzan unos minutos de lo más angustiosos para todos los pasajeros del tren.

Richard Madden interpreta a un veterano de guerra reconvertido a guardaespaldas

Tras todo estos acontecimientos y en plena alerta antiterrorista, David Budd es destinado a ser el guardaespaldas de la ministra de Interior Julia Montague (Keeley Hawes, conocida por su papel en Line of Duty), que lleva su ministerio con auténtica mano de hierro y que tiene unas ideas políticas totalmente alejadas de las que posee David lo que ocasiona un problema de conciencia en el guardaespaldas que ve como su protegida no puede ser más diferente a él en este sentido.

Y este no es un detalle baladí porque David es víctima del estrés postraumático, aunque no lo ha comunicado a sus superiores, y en momentos de tensión no acaba de reaccionar como debería. Ya iremos viendo las consecuencias de todo esto.

Las intrigas políticas de Downing Street y las relaciones personales entre los protagonistas, junto con unos giros de guión totalmente inesperados, hace que Bodyguard capte tu interés desde el primer momento.

Llama la atención la cantidad de personajes femeninos con cargos de poder que tiene esta serie. Espero que cada vez sea menos novedoso.

Éxitos sin paliativos
La cadena británica BBC está dispuesta a darnos siempre alegrías con el estreno de sus nuevas producciones pero con Bodyguard la alegría se la han llevado también ellos.

Y es que el estreno del primer capítulo supuso para la BBC el mejor debut de una serie en la televisión británica desde el año 2006 y el drama más visto de lo que llevamos de 2018. Ahí es nada. Ya hace tiempo que ha dejado de sorprendernos la calidad de las series europeas y Bodyguard no hace más que reafirmar este hecho.

Bodyguard está creada por Jed Mercurio, creador de la también aclamada por crítica y público Line of Duty, otra delicia de serie policíaca que aprovecho la ocasión para recomendaros.

Se te hará corta

Este drama consta de seis capítulos, de los cuales ya se han emitido tres y en principio está pensada para ser miniserie, aunque debido al enorme éxito que está cosechando cabe la posibilidad de que se prolongue alguna temporada más.

Netflix será la encargada de difundir esta serie a partir del 24 de octubre en España.

Temas

Comentarios

Lea También