Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Gana un premio de la ONCE y no puede cobrarlo en efectivo

El ganador de un boleto agraciado con 450 euros vio que el hecho de encontrarse en el último día de pago jugaba en su contra en el momento que intentó percibir el importe en dos entidades bancarias

Agnès Llorens

Whatsapp
Alfredo Figueras muestra el billete que estuvo premiado, pero sin cobrar. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Alfredo Figueras muestra el billete que estuvo premiado, pero sin cobrar. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

A veces la suerte da un vuelvo inesperado. Este es el argumento de muchas obras de ficción, pero todos sabemos que la realidad tiende a superarla, y este mismo argumento es el que ha sacudido a Alfredo Figueras, un tarraconense que tuvo el azar a su favor al conseguir un premio con un Triplex de la ONCE y también en su contra, al no poder cobrar su premio por las dificultades de pago en la entidad bancaria y con el tiempo en su contra. 

Según cuenta Figueras, el boleto, agraciado con 450 de premio, se compró en Tarragona, el 6 de mayo, pero el ganador no tuvo noticia de que había sido agraciado con la suerte hasta el 5 de junio, casi un mes después de la compra y el último día hábil para poder cobrar el premio. «Estaba en Reus y fue un vendedor de la ONCE el que me comunicó que había tenido mucha suerte, que el billete tenía premio y que podía ir a cobrarlo», explica Figueras, que, puesto que vio que tenía poco tiempo para conseguir su premio, rápidamente intentó buscar la vía para cobrarlo. 

"Aquí el 'no se puede' no existe, esto es la ONCE"

Igual que pasaba en otras partes de España, en los años treinta del siglo pasado en Tarragona y, en concreto en la Part Alta, ya existían algunas asociaciones de ciegos. En muchos casos las rifas eran el medio de sustento en un país deprimido social y económicamente.

«El mismo vendedor me dijo que él no podía pagarme un premio de un importe tan alto y que podía dirigirme a una entidad bancaria para poder recibir el dinero del boleto», detalla, mientras explica que, a partir de este momento, se dirigió a dos entidades de La Caixa del centro de Reus y que en ninguna de las dos pudo cobrar su billete, lo que no le permitió poder realizar el trámite en el período de tiempo de 30 días necesario para poder cobrar el premio. 

Dificultades de pago

«Al ver que estaba en Reus y que no sabía dónde estaba la oficina general de la ONCE, pensé que lo más acertado sería dirigirme a una de las entidades financieras donde se podía cobrar el premio, pero no tuve suerte», lamenta Figueras, que explica que su visita a dos oficinas de La Caixa situadas en las plazas Pintor Fortuny i Prim, respectivamente, se completó sin éxito. 

«Primero me dirigí a una entidad en la que me dijeron que no se trabajaba en efectivo y, en la segunda, me impidieron poder percibir el premio, ya que el horario de cobro de recibos en efectivo se había cerrado», explica, con desazón, Figueras, que argumenta que «al decirme que volviera mañana, como hice, entendí que no habría problemas para poder recibir el dinero del premio, puesto que me presenté todavía dentro del plazo, pero no fue así». 

«El plazo de pago de los premios es excesivamente corto en muchas ocasiones» 

Al día siguiente, se presentó, pero, el plazo de cobro del premio −que finalizaba el 5 de junio− se había terminado, por lo que no fue posible poder acceder al importe que había ganado. «Siento que me topé con todo tipo de impedimentos para poder acceder a mi premio», se queja Figueras, que añade que «lamento profundamente no haber visto antes que el boleto tenía premio, porque así hubiera tenido más tiempo de reacción». 

El desafortunado ganador reitera que, en su opinión, el período de cobro de los billetes premiados es «excesivamente corto, por lo que es fácil que muchos ganadores no se den cuenta de que han percibido un premio hasta que no quedan casi opciones». 

Tenía la oficina a su disposición

Por su parte, los responsables de la ONCE en la zona de Reus lamentan la dificultad de los trámites a los que tuvo que enfrentarse Figueras. 

«Es cierto que el vendedor no podía pagarle el importe en efectivo de su premio, porque no están autorizados a llevar encima sumas de dinero tan elevadas», explica la directora de la agencia de Reus de la ONCE,  Arantxa Vallespí, que argumenta que el mismo trabajador le informó de las diferentes entidades colaboradoras en las que el ganador podía cobrar su boleto, una lista que también incluía distintas entidades bancarias, oficinas de Correos cercanas y la oficina central de la ONCE en Reus, ubicada en la Plaça de la Llibertat. 

«Si tuvo problemas con el cobro en las entidades bancarias, siempre tenía la opción de dirigirse hasta la oficina de la ONCE donde, dentro de nuestro horario habitual de apertura, no teníamos ningún problema en poder realizar el pago de su premio», explica Vallespí, que apostilla que en los billetes que emite la ONCE se detalla el plazo de días que cada premio tiene de margen para ser percibido y cobrado, en caso de recibir la caricia de la fortuna.  

Temas

Comentarios

Lea También