'Gloria bendita' o la furia de Juan Madrid

Uno de los máximos exponentes del género negro español vuelve, tras haber sufrido un ictus hace cuatro años, con una novela sobre las cloacas del Estado y «la podredumbre de este país»

Gloria Aznar

Whatsapp
El escritor Juan Madrid. Foto: P. Cosano/Anaya

El escritor Juan Madrid. Foto: P. Cosano/Anaya

«Es una novela hija de la furia, de estar hasta las narices. Este es un país nefasto, siniestro. Es una república de ladrones, sinvergüenzas, de gente sin moral. Y esta furia, sin matar a nadie, la manejo escribiendo una novela. Aún me faltan muchas más cosas que contar. Dejo trabajo para otros escritores». Juan Madrid (Málaga, 1947), se refería con estas palabras a su última obra, Gloria bendita (Alianza Editorial), en la presentación digital que tuvo lugar con los medios hace unos días y en la que se mostró cansado de la clase dirigente del país, de toda. 

Juan Madrid vuelve así a la literatura después de sufrir un ictus, con una obra que habla de corrupción, esa a la que tan acostumbrada está la sociedad española. Y ha sido también una manera de demostrarse tras la enfermedad cerebrovascular que «podía seguir escribiendo. He podido, aunque me ha costado bastante trabajo, nunca terminaba de contar lo que quería», manifestó. 

La sociedad española se ha felatilizado desde la Transición por la presencia sin control de una burguesía salvaje. Es un tema viejo que quería contar algún día.

La monarquía, Corina y los millones del emérito o la policía al servicio de una clase social, la de los ricos, centran Gloria bendita, en una trama que se engulle, pero que sobre todo, se reconoce, se palpa. «La ficción se parece peligrosamente a la realidad que estamos viviendo», afirmó por su parte Valeria Ciompi, directora de Alianza.

En la presentación, asimismo, intervino Imanol Arias, quien ha pasado algunos años de su vida «metido dentro de uno de los grandes personajes de Juan», en referencia a Manuel Flores y Brigada Central. «No tengo ni idea de cómo presentar una novela. Solo quiero decirles que el trozo de realidad que me ha mostrado esta ficción es mucho más poderosa que todas las realidades mediáticas y manipuladas que me llegan a diario», señaló el actor.

Juan Madrid, que este año ha recibido el Premio Carvalho de novela negra, regresa con fuerza y temple para relatar una historia que también es de mujeres. «Era la otra de las columnas vertebrales. Por primera vez he sacado tres generaciones de mujeres y estoy bastante orgulloso de cómo han salido estos personajes», sostuvo el escritor.

Así, la novela arranca con María, una exdeportista que malvive con trabajos ocasionales y que sin proponérselo, ha llamado la atención del emérito. Un capricho. Rápidamente, bajo la premisa de sus deseos son órdenes, el oscuro comisario Romero, junto a su impagable esposa, empieza a mover los hilos para hacer realidad el encuentro.

En la trama, María, una exdeportista que malvive con trabajos ocasionales, ha llamado la atención del emérito. Y el comisario Romero empieza a mover los hilos...

Mientras, Juan Delforo, viejo conocido de los lectores, continúa su investigación sobre las razones por las que siempre han existido movimientos históricos del Estado para evitar que el comunismo se haga con el poder. Para ello contactará con Emilia, madre de María, que justamente se recupera de un ictus en un centro hospitalario.

‘Nada que perder’
El escritor defiende que «quería contar este país. Con una burguesía salvaje, capitalista, que lo que quiere es ganar dinero por encima de cualquier cosa. La degradación absoluta de la sociedad española. Somos servidores felacos de Estados Unidos. Y con el ictus... Ya no tengo nada que perder», dijo. Unos servidores que comparó con los parásitos que se arrastraban tras las legiones de la antigua Roma.

Siempre meto mis experiencias en las novelas y las transformo. Creo que voy a sacar más el ictus. Y borrachos, borrachas. Este país está lleno de borrachos. No hay más remedio que beber.

Curiosamente, Juan empezó su obra antes de que el emérito huyera a Emiratos Árabes, «donde está estupendamente», como apuntó. Y aunque no quería escribir de la pandemia, tiene la impresión de que en estos días «se está creando una especie de reflexión sobre la historia de la que surgen los lodos. La muerte del Caudillo es clave, la relación con EEUU, el 23-F, la Transición, quién la hace, cómo se hace y cómo han conseguido acabar con los sindicatos de este país y está la gente sin trabajo. Ahora los más jóvenes están dándose cuenta de lo que ha pasado».

¿Y hay alguna cosa de Juan Madrid en sus personajes? «Siempre», respondió. «Siempre meto mis experiencias y las transformo. Los personajes son reales, tienen problemas, como la gente. Creo que voy a sacar más el ictus. Y borrachos, borrachas. Este país está lleno de borrachos. Yo ya no bebo, pero no hay más remedio que beber», aseveró.
 

Temas

Comentarios

Lea También