Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Guardianes de la historia del Port

El Arxiu del Port de Tarragona cumple este verano un cuarto de siglo de su inauguración. Más de 15.000 cajas reúnen la historia de esta infraestructura desde su etapa moderna, iniciada en 1790
Whatsapp
Imagen de la sala de lectura del Arxiu del Port. Las consultas acostumbran a ser muy variadas. Foto: APT

Imagen de la sala de lectura del Arxiu del Port. Las consultas acostumbran a ser muy variadas. Foto: APT

Mercè Toldrà y Coia Escoda no lo dudaron cuando su tutor en el Departament d’Història Moderna de la URV, Lluís Navarro, les propuso un reto: crear un archivo de la documentación del Port de Tarragona. «En aquel momento, a finales de 1987, la historia del Port estaba almacenada sin un criterio archivístico y tanto Mercè como yo aceptamos la propuesta», explica la actual directora del Arxiu del Port de Tarragona.

Las dos historiadoras empezaron a ordenar, clasificar e inventariar los miles de documentos que había depositada en este edificio histórico. Con el apoyo económico de la Obra Social de la antigua Caixa Tarragona, las dos historiadoras estuvieron dos largos años trabajando en este ambicioso proyecto.

«Nos dimos cuenta que la documentación más antigua que se guardaba empezaba en el año 1790, coincidiendo con la constitución de la primera junta del puerto moderno de la ciudad», explica Escoda. No sólo se encontró documentación relacionada con las obras del dique, la primera gran metamorfosis de las instalaciones portuarias actuales.

«También hemos encontrado una pequeña parte de documentación particular de Josep Anto Castellarnau, el tesorero de la primera Junta del Port. En ella habla de sus negocios particulares en Lleida y es posible que esa documentación quedara allí porque gestionaba sus negocios particulares en el despacho que tenía aquí», apunta la directora del Arxiu.

Coia Escoda y Mercè Toldrà terminaron parte del trabajo en 1990. La documentación ordenada, clasificada e inventariada llegaba hasta mediados de los años 70 del siglo pasado. Aquel 1990, Tarragona celebraba el bicentenario del nacimiento del Port moderno y dentro de los actos conmemorativos se inauguró el Arxiu del Port, que este verano cumplirá los 25 años.

 

La edad de los documentos

Aunque el Arxiu Històric del Port de Tarragona fue el nombre oficial en aquel verano de 1990, un lustro después se llamó Arxiu Històric i Administratiu del Port, aunque el nombre terminó derivando a Arxiu del Port para englobar todos sus aspectos: historia y documentación administrativa más reciente.

Para una clasificación acorde con la legislación, los documentos deben tener una antigüedad para derivarlos a un depósito u otro. Así, hasta los cinco años de vida están en el despacho «y a partir de esa fecha la vigencia administrativa prescribe y el documento pasa a un archivo intermedio donde quedaría guardado hasta cumplir un mínimo de 30 años, que puede considerarse ya documento histórico», explica Coia Escoda.

De esta forma, con esta clasificación, cronológica, toda la documentación portuaria se almacena en la sede de Arxiu o bien en las instalaciones de la calle del Mar. en suma hay tres kilómetros lineales de documentación y unas 15.000 cajas que van desde 1790 hasta 1980.

Este gran número de documentos describen las obras portuarias de diferentes épocas, transacciones, compra-venta de servicios... «y también guardamos documentos de Capitanía Marítima, del Club Nàutic y del Gremi de Marejants», añade la archivera.

 

Consultas

El interés que hay en el fondo documental del Arxiu del Port ha atraído a lo largo de los años a numerosos estudiosos a la sala de consultas. «Hay dos tipos de usuarios: el personal interno de la propia Autoritat Portuària y personas externas que tienen interés en algún aspecto», explica Coia Escoda.

La legislación actual indica que cierta información sólo es accesible a partir de 50 años de ser archivada. Otra, de carácter administrativo, se rige por la Ley de Procedimento Administrativo. «Lo que sí es público es toda la información que recoge la memoria anual del Port que resume la actividad de los últimos 12 meses», explica Escoda.

Aunque la sala de consultas está abierta a todo el mundo –sólo el DNI hace falta para llevar un registro–, el interés de difusión se ha transportado a Internet y dentro de la página oficial (www.porttarragona.cat), el Arxiu ha creado una sección que se denomina «El document del mes». En ella, cada mes, desde finales de 2011, se expone un documento «que puede ser un mapa, un plano, un proyecto, una foto...», explica Escoda, con el fin de dar a conocer los fondos que tiene el Arxiu «y visto el incremento de visitas virtuales vemos que el interés es creciente», concluye la archivera.

 

Actos del aniversario

Para este 25 aniversario, el Arxiu ha decidido que este documento del mes también se pueda ver presencialmente en la entrada del Museu del Port, en el Tinglado. Así, durante 2015 cada mes habrá un documento contextualizado con otros objetos del fondo del Museo para dar mayor relevancia a esta iniciativa.

Aparte, dentro de los actos del 25 aniversario se realizarán dos visitas teatralizadas el 9 de junio y el 4 de julio para que los interesados puedan conocer cómo es un archivo por dentro, desde la zona donde se guardan las cajas con los documentos hasta la sala de consulta. La primera visita se realizará coincidiendo con el Día Internacional de los Archivos y la segunda, con la fecha exacta de su inauguración.

Este año también se llevará a cabo una reforma mejora de la fachada del edificio del Arxiu del Port, ubicado en la calle Anselm Clavé. Se trata de un inmueble construido en 1922 y catalogado como Bien de Interés Local. «Será el regalo de la Autoritat Portuària de Tarragona a la ciudadanía poniendo el edificio en valor», explica Escoda.

Este edificio fue la primera sede de la junta del puerto y de las oficinas de gestión. Cuando hubo el traslado al nuevo edificio, se dejó como sede definitiva del Arxiu. En 1986 se acometió una gran remodelación aprovechando unas jornadas portuarias a nivel estatal y 1987 «ya entramos a clasificar los documentos almacenados», concluye Escoda.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También