Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Investigan la desaparición de una menor de 16 años de Tarragona

Los familiares de Miriam Serra no saben nada de ella desde el miércoles, cuando el padre recibió una llamada

Carla Pomerol

Whatsapp
Miriam Serra Alcalde tiene 16 años. Los padres no saben como iba vestida el día que fue vista por última vez.

Miriam Serra Alcalde tiene 16 años. Los padres no saben como iba vestida el día que fue vista por última vez.

Eva e Iván están desesperados. El pasado jueves día 3 de agosto, vieron por última vez a su hija de 16 años, Miriam. Han pasado diez días desde entonces y lo único que tienen es una llamada telefónica muy breve, que tuvo lugar el pasado miércoles, en la que Miriam le dijo a su padre que todo iba bien. Pero Eva e Iván no están tranquilos. Son muchos días sin Miriam y no encuentran respuestas a sus preguntas. Por su parte, los Mossos d’Esquadra siguen investigando la desaparición de la joven. 

El jueves 3 de agosto, el padre de Miriam acompañó a ella y a su novio, –también de 16 años–, a la estación de trenes de Tarragona. La pareja se dirigía hasta Sant Celoni, localidad donde vive el novio de Miriam. La joven se quedaba allí durante el fin de semana. El lunes tenía previsto volver a Tarragona, pero los planes cambiaron. Miriam no llevaba móvil. Su padre, Iván, explica que días antes se le rompió el aparato. 

El lunes por la noche, al ver que Miriam no aparecía, los padres decidieron llamar al novio de la joven. «Me dijo que no sabía nada de ella, que la dejó en la estación de tren para volver a Tarragona. También me explicó que le había llamado, –supuestamente, Miriam pidió un teléfono a alguien–, diciéndole que no había pagado el tren y que el revisor la hizo bajar a la estación de Vilanova i la Geltrú», explica Iván Serra, el padre de Miriam, quien añade que «según explica el novio, mi hija le pidió que la fuera a buscar. Pero él no podía. Mi hija se fue para Barcelona otra vez. Esta es la versión de su novio». 

El martes, día 8, los padres de Miriam acudieron a los Mossos d’Esquadra denunciando la desaparición de su hija menor de edad. «Me fui a Barcelona y la busqué por todos los rincones de la ciudad. Ni rastro de ella», explica Iván. Finalmente, decidió ir a visitar al novio. «Durante todo el día no se interesó por ella, lo que me hace sospechar que él sabe donde está», asegura Iván, quien añade que «quería saber algo de mi hija antes de las siete de la tarde, sino le denunciaría a él también».

Y así fue. Aunque el joven aseguraba, por activa y por pasiva, que no sabía nada de Miriam, Iván recibió una llamada de su hija desde un número oculto. «Me dijo. Papá, estoy bien. Poco más. No pude descubrir nada más», explica el padre, muy preocupado. Según la madre de Miriam, Eva Alcalde, «su novio entra en contradicciones cada vez que habla». Iván asegura que «me dijo que supo de mi hija por última vez a las cuatro y media de la madrugada. Después, me confesó que a las seis de la mañana le llamó». La familia del novio de Miriam asegura también no saber nada de la joven. «Mi hija y su novio tienen una cuenta conjunta de Instagram. Miriam sabe que yo no utilizo esta plataforma digital, sin embargo me envió un mensaje por allí, diciendo que estaba bien. Todo un poco raro».  

La familia de la joven se desplazó hasta Barcelona, donde colgó carteles del rostro de Miriam. Pero nadie parece haberla visto. También están llevando a cabo una campaña a través del Facebook para difundir la cara de la joven. «No paramos de buscarla, pero no conseguimos nada. Cada día llamamos a la policía para saber como está la investigación». 

Una adolescente rebelde

Miriam tiene 16 años y cuando cumplió los doce se convirtió ya en una joven rebelde. Desde entonces, los padres aseguran haber vivido un calvario, «ya que la administración no hace nada para ayudar a familias como nosotros, que necesitamos un soporte», explica Iván Serra, padre de Miriam. «Mi hija ya había llamado la atención en otras ocasiones. Pero la de esta vez, no es normal, es diferente a las demás», explica Eva Alcalde, madre de la joven, quien añade que «las veces que se iba de casa es porqué se enfadaba con nosotros o discutíamos por alguna cosa. Pero esta vez no. Esto es lo que no entendemos». Por su parte, Iván cree que se trata de una desaparición voluntaria, pero «cuando se iba de casa era porqué le prohibíamos ir a ver al novio, pero esta vez le dimos total libertad». Iván y Eva no saben qué hacer para recuperar a su hija.

Temas

Comentarios

Lea También