Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jean-Marc Segarra: «La enseñanza necesita estabilidad y que no sea usada como arma política»

Entrevista al Director de los Serveis Territorials d’Ensenyament en el Camp de Tarragona. «Apostamos por los pactos de país. Los políticos debemos ser capaces de llegar a acuerdos que duren, como mínimo, una década. Las leyes educativas no pueden quemarse cada dos o tres años» 

Octavi Saumell

Whatsapp
Jean-Marc Segarra, el pasado viernes, en su nuevo despacho en los Serveis Territorials d’Ensenyament de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Jean-Marc Segarra, el pasado viernes, en su nuevo despacho en los Serveis Territorials d’Ensenyament de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

El exdirector del Institut Martí i Franquès, Jean-Marc Segarra (ERC), es desde el pasado 1 de julio el nuevo director de los Serveis Territorials de Ensenyament del Camp de Tarragona. Segarra toma de esta forma el relevo de Imma Reguant. 

¿Qué prioridades se marca para esta legislatura?

Lo primero es analizar cómo está el territorio y facilitar al máximo las herramientas a los profesionales de la docencia y a los alumnos. 

¿Cómo se materializa esto?

Primero, avanzando en la construcción de las escuelas que tenemos previstas: Arrabassada, Maspujols y Els Pallaresos. Y ser transparentes para tener una buena relación con los ayuntamientos, sean del color que sean. 

¿Se ha politizado demasiado la enseñanza?

La educación es responsabilidad de todo el mundo. Podemos tener discrepancias políticas, pero todos tenemos jóvenes y adolescentes. Todo esto debe ligarse con los proyectos educativos de ciudad, de demarcación y de país. 

¿Debe derogarse la LOMCE?

Estamos pendientes a ver qué hace el PSOE. Los políticos debemos ser capaces de crear pactos de país que tengan un recorrido de, como mínimo, una década. Y no solo con la educación, sino también en sanidad o infraestructuras. No podemos quemarlo todo cada dos o tres años.

La educación necesita estabilidad, y esto pasa por pactar las discrepancias. Las cosas deben tocarse, pero no de una manera radical, ya que esto quema al docente y a las familias. La enseñanza no debe ser usada como arma política.   

Habla de estabilidad. Hay un 30% de profesores que no tienen plaza fija. 

Sí. Haremos oposiciones gradualmente. La idea es que haya un 8% de plazas de interinos. Necesitamos un profesorado más estable. 

Los alumnos también necesitan estabilidad en las instalaciones y no estar en módulos. 

Con los que sacaremos de Els Pallaresos, Arrabassada y Maspujols ya eliminaremos 30 ó 40. Debo decir que los módulos actuales no son como los de hace treinta años, están mucho mejor. Mantendremos solo los necesarios, siendo responsables. No haremos centros nuevos solo por una subida de alumnos de dos o tres años. Las obras faraónicas han acabado. 

¿Dejarán de financiar al Aura y el Turó por segregar por sexo?

Los conciertos con ellos acaban en dos años. Para nosotros una línea roja es la coeducación: que haya chicos y chicas en una misma clase, que es la realidad de la sociedad. Si quieren separar, perfecto, pero que no lo hagan con dinero público.   

¿Una solución sería que se fusionaran?

Sí, entonces no habría ningún problema. Pero fusionarse no es solo tener un único NIF. La exigencia es que haya chicos y chicas dentro de la misma clase. 

¿Apuestan por mantener la financiación a los concertados?

Sí. Es que, además, en estos momentos la pública no podría asumir todo el volumen.  

En Barcelona absorberán a centros concertados con problemas económicos. ¿Esto pasará también en Tarragona?

De momento no tenemos ninguna petición ni ningún informe de Inspecció. Si llega, lo estudiaremos. 

¿La inmersión lingüística está en peligro? 

Como especialista que soy en lenguas y como director de un centro, le puedo decir que la inmersión funciona.  

¿En Catalunya se adoctrina?

Es una palabra tan fuerte... el 99% del profesorado hace su trabajo lo mejor que puede. Enseñamos a los alumnos a ser librepensadores, que piensen por sí solos. Si esto es adoctrinar, bienvenido sea. Queremos que los jóvenes tengan criterio para decidir qué es lo que quieren hacer con su vida. Y cuantas más herramientas tengan, más preparados estarán. 

Usted estuvo el 1 de octubre en el Martí i Franquès. ¿Esto no es politizar la educación?

En ese momento yo defendí la escuela abierta, ya que hicimos una serie de conferencias. Casualmente, también había gente que quería votar. Creo que en un país democrático debe poderse votar cualquier cosa. 

¿A usted los alumnos le preguntaron sobre lo que ocurrió?

Evidentemente. Teníamos claro que debíamos hablar de ello de una forma tranquila. En el Martí i Franquès tenemos a muchos hijos de policías, de guardias civiles, de juristas de la Audiencia... y no hemos tenido ningún problema. Nuestra prioridad era la convivencia.   

Temas

Comentarios

Lea También